De acuerdo al último reporte de la Dirección de Transporte Público, actualmente los camiones suburbanos registran el mayor porcentaje de unidades chatarra, seguido de los urbanos:Para no alterar el servicio, en forma progresiva serán retiradas de la circulación, los vehículos chatarra, comenzado por los más antiguos. De esta manera, los transportistas cumplan con la ley, o serán sustituidos, por quienes estén dispuestos a renovar las unidades cuando se requiera.

QUEJA DE UNIVERSITARIOS. Los camiones nuevos, se niegan a cobrar tarifa especial a los estudiantes, es decir 2.50 por viaje, en vez de la tarifa normal de 7.50 pesos; son advertidos de que si no cubren la cantidad completa, no se les proporciona el servicio.
Los universitarios denunciaron tal irregularidad, que afecta su precaria economía; se ven obligados a pagar los 7.50, para tener acceso a transporte de primera calidad; de lo contrario, tendrán que esperar para tomar un camión «viejito», que sí acepte la tarifa preferencial.
El argumento de los choferes es que las nuevas unidades «con alcancía», solo registran 7.50 pesos por pasajero, y que carecen de implemento que dé lectura a las credenciales de estudiantes. Por tanto, los estudiantes quedan al margen de trato preferencial, por parte de los choferes de los flamantes camiones.