La oportuna acción de los elementos de la Policía Municipal de la capital, derivó en que una mujer no cometiera una decisión mortal.
Los hechos se registraron en el fraccionamiento Mirador de las Culturas, de donde se originó una llamada de emergencia que atendieron los uniformados. En dicho reporte, se detalló que una persona sexagenaria tenía la idea quitarse la vida al ingerir gotas de un medicamento controlado.
En el acto, los uniformados se trasladaron al lugar de los hechos y al arribar, se entrevistaron con quien se identificó como la hija de la presunta presuicida, quien les permitió el ingreso a los uniformados para brindarle atención de primeros auxilios previo al arribo de paramédicos a cargo de la ambulancia UE-09 de Protección Civil.
Estos últimos valoraron a la sexagenaria, además de brindarle la atención necesaria. Finalmente, se descartó que requiriera ser trasladada a algún hospital, sin embargo se le indicó a su familia cómo proceder para que reciba un tratamiento psicológico adecuado.