Ramón Estrada / Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 13-Sep .- Ya no es el defensa férreo y de reacción rápida que jugó en Europa, pero Carlos Salcido está a punto de imponer una nueva marca en su brillante carrera con el Guadalajara.

En caso de alinear el sábado ante los Pumas, el zaguero de 37 años cumplirá su partido oficial 300 en Primera División de México.

De acuerdo con los registros de la Liga MX, el veterano lleva jugados, en sus dos etapas como rojiblanco y con los Tigres, 266 juegos oficiales de Liga, 32 de Liguilla y uno de Campeón de Campeones.

Nacido en Ocotlán, Salcido debutó con el Guadalajara bajo la dirección de Óscar Ruggeri, en el Invierno 2001. En ese entonces el equipo era administrado por la Promotora del fallecido Salvador Martínez Garza.

Alcanzó su mejor momento en el Apertura 2003, cuando cumplió todos los minutos bajo la gestión de Eduardo de la Torre, en la posición de defensa lateral izquierdo.

Ricardo La Volpe lo llevó a la Selección y en 2006, tras su primera Copa del Mundo, el PSV Eindhoven se lo llevó como refuerzo.

En la Eredivisie jugó 4 temporadas, logró 3 títulos, anotó 3 goles y jugó 2 ediciones de la Champions League. Con los Granjeros jugó 170 partidos de Liga.

Después del Mundial de Sudáfrica, Salcido fue transferido al Fulham, de la Liga Premier, con el que participó en 26 partidos antes de volver a México.

Con los Tigres jugó tres años y ganó un título de Liga, para luego volver al Rebaño con la meta de hacer lo mismo con el equipo de sus amores.

Salcido sufrió para encontrar regularidad con Matías Almeyda, pero las lesiones y ausencias de otros centrales lo convirtieron en un puntal del proceso del “Pelado”.

Ahora, tras levantar el trofeo de campeón de Liga en mayo, el capitán de las Chivas arrancó como titular en el Apertura 2017 y completó las primeras 7 jornadas con 90 minutos en cada juego, en la mayoría como volante de contención.

Sin embargo, durante esa etapa, el equipo no pudo lograr una sola victoria y llegó a estar en el sótano de la clasificación de la Liga.

Con todo y su cartel internacional y jerarquía, Salcido se fue a la banca en la Jornada 8, frente al Pachuca, por la decisión de Almeyda de buscar una alternativa en el puesto y colocar a Michael Pérez.

Contra los Tuzos, el chiverío logró su primer triunfo en la Liga y Salcido jugó de relevo los últimos 10 minutos.

Quizá lo que resta del torneo será cada vez menos lo que se le vea como estelar, pero su disposición sigue siendo la misma que mostró desde novato.

Dentro de la cancha, Salcido es reconocido por sus rivales y un líder de poco diálogo en el vestidor, pero siempre respetado por su trayectoria.

 

¡Participa con tu opinión!