INDIANAPOLIS, E. U.- Viéndolo desde el punto de vista de un pateador, el futbol y el futbol americano son muy similares.
A Rigoberto Sánchez, pateador de despeje de padres mexicanos de los Potros, su gusto por el primer deporte le abrió las puertas del segundo y, eventualmente, de la NFL.
“Yo jugué futbol toda mi vida. Eso fue lo que hice y lo que pensé que iba a hacer siempre. Pero comencé a jugar futbol americano en mi tercer año de preparatoria porque todos mis amigos lo hacían, me decían que fuera y lo hice.
“Iba a jugar back defensivo y receptor, y luego terminé pateando. Así fue como inicié y tomé la decisión de continuar después de la preparatoria”, reveló Sánchez al Indy Star.
Los padres del pateador de segundo año emigraron como adolescentes con sus respectivas familias a Estados Unidos desde Guanajuato y Michoacán, y se conocieron en California.
Sánchez, firmado como agente libre por Indianápolis en mayo de 2017, contó que su papá era aficionado de los 49’s, pero que incluso le decía que el futbol americano era peligroso y mejor le enseñó a jugar futbol.
El mexicoestadounidense tuvo el noveno mejor promedio de yardas (46.1) por despeje en el rol regular, aunque es probable que en la Ronda Divisional ante los Jefes no patee tanto, ya que se espera un duelo de muchos puntos.
Sin embargo, eso no evitará que entre al campo, ya que es el encargado de acomodar el balón para los goles de campo y puntos extra de Adam Vinatieri. (Emmanuel David Millanes Silva/Agencia Reforma)