Benito Jiménez, Iris Velázquez, Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Sep.- Con algunas resistencias ciudadanas que obligaron al retorno de búsquedas de cuerpos entre escombros, la maquinaria pesada entró ya en diez edificios colapsados, seis de los cuales ya fueron demolidos.
REFORMA recorrió 34 edificios que se desplomaron y que están dentro del reporte oficial de prioridades del gobierno federal y capitalino.
Además de la decena que ya tuvieron intervención de maquinaria, se constató que en 14 más los rescates ya terminaron pero no aún hay operaciones de remoción o demolición. En diez edificios seguían hasta ayer las labores de rescate.
En el predio ubicado en Petén y Zapata, en Santa Cruz Atoyac, una retroexcavadora comenzó a trabajar entre escombros pero sobre las 14:00 hrs de ayer fue escuchado un sonido, aparentemente de celular, por lo que fue reactivada la búsqueda.
“No a la maquinaria” era una petición de ciudadanos escrita en carteles.
En Puebla 282, en la Colonia Roma, familiares de Guadalupe Rojas albergaban la esperanza de encontrarla con vida; después, la molestia porque les dieron un cadáver que no era el de Guadalupe y, al final, la decepción por el uso de maquinaria pesada para limpiar la zona, presumiblemente con el cuerpo de la mujer dentro de los escombros.
En la fábrica de textiles de la Colonia Obrera, aunque las labores de rescate formal acabaron antes de las 15:00 horas, voluntarios, apoyados por el Ejército y la Policía Federal, reiniciaron una excavación para encontrar a un hombre que, indicó su esposa, se encontraba en el sótano y luego de una escaramuza de vecinos con policías.
Dennis Cross, integrante del equipo de búsqueda y rescate de Estados Unidos, dijo que todavía puede haber vida bajo los derrumbes.
“Estuvimos en el terremoto de Haití. Nuestro equipo y el equipo internacional logró sacar gente después de once días. El espíritu humano es increíble”, apuntó.