Diana De Lourdes Baptista Rojo
Agencia Reforma

CDMX.- Elba Esther Gordillo, presa desde 2013, salió a las 2:29 de la madrugada de este 16 de diciembre de la clínica de las Lomas de Chapultepec, donde estaba internada en el piso 2, según empleados del lugar, rumbo a su departamento de Polanco, una vez que se le concedió la prisión domiciliaria hasta que concluya su proceso penal.
A cuatro años y diez meses de su captura, acusada de delincuencia organizada y lavado de mil 978 millones de pesos, la ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación salió de la clínica MediAccess dentro de la ambulancia, placas F95-ANX, junto con un convoy de seguridad de tres vehículos, luego de que la PGR retiró una impugnación que le impedía seguir el proceso desde la comodidad de su hogar en la Delegación Miguel Hidalgo.
Una sábana blanca le cubrió cuerpo y rostro a Elba Esther, mientras la subían en una camilla al vehículo federal.
“Está bien, está bien de salud”, afirmó su abogado Marco Antonio del Toro.
Ante preguntas de reporteros de “¿Cómo se siente?” Elba Esther se limitó a responder: “Bien”, esto mientras la bajaban de la ambulancia.
Gordillo fue detenida el 26 de febrero de 2013 en el Aeropuerto Internacional de Toluca por una orden de aprehensión de delincuencia organizada y lavado de dinero. Sin embargo, la también fundadora del Partido Nueva Alianza (Panal) nunca estuvo en una celda porque fue internada en una habitación de la clínica del penal de Tepepan, para recibir atención especializada para sus 13 padecimientos.
En noviembre de 2015, por orden judicial, dejó el Centro Penitenciario y fue trasladada a un hospital de Interlomas; después pasó al hospital público de Xoco, luego al María José Roma de la Colonia Roma y, tras el temblor del 19 de septiembre, a la Clínica MediAccess de las Lomas de Chapultepec.
Gordillo obtuvo la prisión domiciliaria el mismo día que el Panal aceptó apoyar al PRI en la elección presidencial del próximo año.

¡Participa con tu opinión!