Tras reconocer que poco se ha avanzado en la protección de datos personales, Francisco Javier Acuña Llamas ponderó la importancia de ser cautelosos en el manejo de los mismos, ya que de lo contrario, no sólo se corre el riesgo de robo de identidad, sino también de acoso infantil, bullying, discriminación, amenazas, chantajes y extorsiones.

El comisionado presidente del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), señaló que todos somos vulnerables a problemas de esta índole; “debemos aprender a autocuidarnos, pues no solamente el Gobierno maneja información. También se encuentran en manos de particulares, como empresas, bancos, hospitales y otras entidades; de ahí la importancia de ser escrupulosos con los datos que proporcionamos”.

Asimismo, advirtió sobre el hecho de que la información pública se guarde con el pretexto del proceso electoral, y ello incluye los portales, ya que la veda electoral se refiere a que haya mayor presunción de las obras públicas que se realizan, ejemplificó.

Ponderó la obligación que ahora tienen los partidos políticos de transparentar sus acciones y gasto. Incluso, éstos deben hacer público el padrón de afiliados depurado, porque hay ciudadanos que aparecen como militantes de tres partidos políticos.

Observó que los listados se pueden manipular y filtrar datos, tan es así que llegan a los domicilios en forma personalizada felicitaciones de la madre o cualquier otra fecha, como propaganda a quienes no son militantes.

Actualmente, el INAI custodia los datos de los partidos nacionales y el ITEA, de los locales. Acuña Llamas aceptó que en materia de transparencia, Aguascalientes se encuentra en la media de los indicadores nacionales.

También advirtió que hay dependencias que se valen de la reserva de datos, para justificar la opacidad. Explicó que en información sensible el tiempo de reserva bajó de 12 a 5 años.

En la rueda de prensa, también estuvieron presentes el titular del ITEA, Marcos Javier Tachiquín Rubalcava, y los comisionados Brenda Ileana Macías de la Cruz y Rubén Díaz López.

¡Participa con tu opinión!