La Policía Federal confirmó a nivel nacional que los mensajes transmitidos en redes sociales o a través de textos y audios, viralizados en al menos una decena de entidades del país, advirtiendo de la proliferación de robachicos, buscan generar confusión entre la población y estrés innecesario para la niñez.

La dependencia del Gobierno Federal puso a disposición el Centro Nacional de Atención Ciudadana, a través de la línea 088, para encontrar información confiable y la orientación requerida para una situación de menores en riesgo o cualquier otro problema que esté afectando a la población.

En comunicado oficial, la dependencia expuso que los menores deben ser cuidados y protegidos más allá de rumores que están creando psicosis social; y que padres, tutores y cuidadores deben asumir esa responsabilidad para lo cual es fundamental tomar en cuenta información confiable y medidas de prevención.

Entre las recomendaciones emitidas, destaca no dejarse llevar por los rumores y aplicar medidas de autoprotección permanente a favor de la seguridad de los infantes.

Al respecto, expuso la conveniencia de explicarles a los menores de edad las razones para integrar esas acciones preventivas como parte de la rutina diaria en la familia y sin alarmarse.

Asimismo, recalcó en su comunicado la recomendación de evitar el uso del celular en la calle, pues el dispositivo es en muchas ocasiones un gran distractor que provoca descuidos; tampoco hay que enviar a los niños solos a lugares lejanos ni a cumplir tareas que puede hacer un adulto.

La Policía Federal reiteró en la pertinencia de enseñar a los menores a no proporcionar información personal vía telefónica, redes sociales o cualquier otro medio; y no hablar con extraños ni aceptarles regalos.

Igualmente, reportar a la autoridad cuando se detecten personas sospechosas que toman fotografías o videos a los niños, y enseñar a los menores a que si alguien intenta llevárselos deben gritar fuerte y pedir apoyo, entre otras recomendaciones.