Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El sistema electoral mexicano es como una pirámide a la que, después de que hay una elección presidencial, se le suman más y más pisos, lo cual la vuelve cada vez más grande y costosa, advirtió el especialista Jorge Alcocer.
En una ponencia impartida en el Club de Industriales, comentó que, desde la creación del IFE en 1990, con cada reforma electoral la autoridad electoral se ha vuelto más grande y compleja, adquiriendo funciones que no necesariamente debería de tener.
Expuso que, ante la posibilidad de que tras las elecciones se diseñe una nueva reforma electoral, el Congreso debe buscar la manera de quitarle “pisos” a esa pirámide y así permitir que instituciones como el Instituto Nacional Electoral (INE) vuelvan a lo básico y sean más eficientes.
“Construimos una pirámide que en cada elección le pusimos más y más pisos”, señaló Alcocer, quien subrayó que es probable que México tenga el sistema electoral más caro y complejo del mundo.
Para hacer más delgado al INE, el politólogo -artífice de distintas reformas electorales-propuso cambiar las reglas del financiamiento de los partidos con la finalidad de separarlo del presupuesto que recibe cada año el organismo electoral.
Es decir, dijo, que el financiamiento de los partidos tenga su propia partida en el Presupuesto de Egresos de la Federación en vez de que forme parte, como sucede ahora del presupuesto del INE.

¡Participa con tu opinión!