Al presidir la misa con motivo del Domingo de Pascua, el obispo José María de la Torre Martín llamó a renovar la fe pascual y vivir con auténtica alegría cristiana “ya que Jesucristo venció a la muerte, al pecado y a la tristeza y ha abierto a los hombres las puertas de la nueva vida mediante el Espíritu Santo por la gracia pura”.

En el marco de la celebración eucarística con motivo del Domingo de Resurrección, el máximo jerarca de la Iglesia Católica en Aguascalientes exhortó a los fieles católicos a vivir la Pascua con singular alegría, con la seguridad de que Él es la Paz y el Camino para siempre. “Cristo ha resucitado, celebrémoslo llenos de alegría y de amor. Él, hoy manifiesta plenamente el hombre al mismo hombre y le descubre su altísima vocación”.

José María de la Torre Martín destacó que el gran signo que nos da el Evangelio es que el sepulcro de Jesús está vacío, por lo que los fieles ya no tienen que buscar entre los muertos a aquel que vive, porque ha resucitado. “Sepulcro vacío y apariciones serán las grandes señales para la fe del creyente. El amor sabe captar aquello que otros no captan, y tiene suficiente con pequeños signos. El discípulo a quien Jesús quería, se guiaba por el amor que había recibido de Cristo”.

El obispo de la Diócesis de Aguascalientes llamó a renovar la fe pascual donde Cristo sea todo en el Señor, dejando que su Vida vivifique a la de los hombres y renovando la gracia del bautismo que los católicos han recibido. “Hagamos apóstoles y discípulos suyos. Guiémonos por el amor y anunciemos a todo el mundo la felicidad de creer en Jesucristo. Seamos testigos esperanzados de su Resurrección”.

De la Torre Martín afirmó que, con la Resurrección de Jesucristo, los creyentes saludan su liberación como hombres y mujeres nuevos para mostrar a los demás que el Hombre y el Mundo Nuevo son posibles, venciendo la apatía con la fuerza del Resucitado. “Entonces creeremos eficazmente y quedaremos asombrados de lo que tu Espíritu, Señor, puede realizar en y por nosotros”.