El Consejo de Abogados de Aguascalientes llamó a la comunidad jurídica del Estado a hacer un frente común por la recuperación del Estado de Derecho en el país, especialmente ante vientos minoritarios que impulsan las modificaciones legales de observancia general.

Su presidente, Érick Monroy Sánchez, también convocó a hacer más autocrítica y reconocer que a sesenta años de la conmemoración del Día del Abogado, el gremio ha logrado poco pese a ser el más numeroso de México y de Aguascalientes.

Al encabezar el acto central de los colegios y asociaciones de profesionales del Derecho, con motivo de la conmemoración de su día, y acompañado por autoridades estatales, municipales, legislativas y de la Fiscalía, entregó reconocimientos a profesionales del área.

Destacó que este Consejo que congrega a todas las expresiones de la abogacía constituidas en la entidad, asume como oportuno el momento para reflexionar sobre el papel que deben asumir hacia el futuro.

“Pero ello, basado en el reconocimiento de juristas que durante muchos años han logrado construir un prestigio profesional digno de mostrar a las nuevas generaciones para que, juntos, avancen hacia retos que son improrrogables”.

Así, durante el evento se entregaron galardones “Al Mérito en el Ejercicio de la Abogacía y Trayectoria Profesional”, a diecisiete abogados como Jorge Mauricio Martínez Estebanez, José Manuel Ávila Padilla, Paula González Hernández y Evangelina Méndez, entre otros.

Monroy Sánchez sostuvo que en esta etapa de vientos transformadores, es preciso hacer un alto en el camino y reconocerse como gremio único para fijar un objetivo; la obtención de beneficios académicos, socioeconómicos y profesionales.

Y es que en una revisión objetiva, “la capacitación es intermitente, la certificación un tema ajeno, la colegiación una opción congelada, la seguridad social una utopía, la profesionalización es tema personal y ni casa tenemos”, agregó.

Finalmente, comentó que hacer imperar el valor supremo en la justicia, mediante la preservación de los derechos humanos y el respeto a las garantías constitucionales, sólo se lograrán con una participación ciudadana activa y responsable que vigile en conjunto, que la transparencia y rendición de cuentas sea una realidad.