Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El senador morenista Armando Guadiana estaba exasperado, pero quería seguir dando pelea para defenderse de los señalamientos que lo involucraban en un presunto conflicto de interés.
Su compañera de bancada, Eva Galaz, intentó separarlo del atril para que ya no respondiera más preguntas.
«Ya, ya, ya», dijo, y molesta, fuera de micrófono, regañaría a reporteros.
«Parecen retrasados mentales», deslizó.
En el chacalódromo – el área donde los senadores ofrecen ruedas de prensa- los compañeros de la morenista le celebraron su ocurrencia.

Y se disculpa

Más tarde, la legisladora se disculpó por su exabrupto.
«No hay excusa para justificar mi comentario. Reconozco y admiro el profesionalismo y la labor que realizan los medios de comunicación, sé que no es fácil cumplir con una tarea difícil», expresó en redes.