Rolando Herrera y Benito López
Agencia Reforma

TULA, Tamaulipas.-Al arrancar una gira de dos días por Tamaulipas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a los integrantes del crimen organizado a que recapaciten y que piensen en sus familias y sus madres antes de cometer sus crímenes.

En el patio del Hospital Rural Tula del IMSS, López Obrador hizo referencia a la amenaza que los integrantes del denominado Cártel del Noreste hicieron a gasolineras para que no le vendieran combustible a las patrullas del Ejército.

«Es un desafío de este grupo de delincuentes, amenazaron a los distribuidores de gasolina para que no le venda gasolina al Ejército, a la Policía.

«Están mal, así no es la cosa. Yo los llamo a que recapaciten, que piensen en ellos, pero sobre todo que piensen en sus familias, que piensen en sus madres, sus mamacitas», señaló.

Ante el Gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca, López Obrador sostuvo que su Gobierno pretende recuperar a los jóvenes de las redes del crimen organizado a través de otorgar becas y apoyos para que puedan estudiar o trabajar.

Minutos antes, Cabeza de Vaca había asegurado que existe una mejora en la seguridad pública en el Estado, pues ahora ya se puede circular por las carreteras.

López Obrador dijo que, efectivamente, la seguridad en Tamaulipas ha mejorado, aunque todavía es un reto importante para las autoridades.

«Aquí en efecto se ha avanzado en Tamaulipas en esta materia (seguridad)», señaló, en el mensaje que pronunció ante la comunidad del hospital rural.

«Es decir, estoy de acuerdo con lo que expresó el Gobernador, tenemos ahora problemas en Nuevo Laredo nada más», agregó.

El Mandatario reiteró que a diario preside reuniones con los titulares de la Marina, Sedena, y de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, en las que revisa el tema de la violencia y toma decisiones.

«Por eso si es notorio que ha bajado la incidencia delictiva en Tamaulipas», subrayó.

López Obrador detalló su Administración ha brindado apoyo a los jóvenes que antes eran desatendidos, por ejemplo, otorga becas de 3 mil 600 pesos mensuales a los jóvenes que se capacitan por un empleo y de dos mil 400 pesos mensuales a los estudiantes de universidad y de mil 60 en bachillerato.

«Qué queremos, que todos los jóvenes puedan estudiar y puedan trabajar para que de esta manera no tomen el camino de las conductas antisociales, vamos a quitarle a los jóvenes a las bandas, vamos a competir con ellos, con los de las bandas de la delincuencia, les vamos a quitar a los jóvenes porque es muy triste que los jóvenes al ser desatendidos se incorporen a las filas de la delincuencia y antes se les masacraba nunca se hacía nada por apoyarlos por atenderlos», aseveró.

Cerca de las 11:30 horas, el Presidente arribó al pueblo mágico de Tula, que se ubica en la carretera Victoria-San Luis Potosí, entidad donde ayer realizó una gira.