La posibilidad de que estalle una nueva guerra protagonizada por dos potencias mundiales como Estado Unidos e Irán, ha despertado la preocupación del Episcopado Mexicano, quien pidió a los creyentes sumarse a la oración para conservar la paz mundial. En su breve visita al estado, el Cardenal Emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, advirtió que se está poniendo en riesgo la existencia de la humanidad.
Al acudir a las fiestas patronales del Sr. de las Angustias en el municipio de Rincón de Romos, el Cardenal precisó que pendiente de la tensión global que hay, el Episcopado ha emitido un comunicado para implorar que se detengan los conflictos y que no se registre una escalada de violencia que detone una tercera guerra mundial que pudiera resultar mortal, con consecuencias apocalípticas.
El religioso agregó que es indispensable mantener encendida la fe siempre, sobre todo en las situaciones de peligro, como está actualmente a nivel internacional. Refirió que nunca es tarde para llegar al arrepentimiento y sumarse la cadena de oración.
«Ambos países tienen armas de destrucción masiva terribles. La bomba atómica no daña solamente el lugar donde cae. Si no que también con los vientos lleva la radiactividad a otras partes. Exhortamos a la población para pedirle al Señor que gobierne el universo y que se detengan las cosas donde están», indicó.