Lo que ha ocurrido en las últimas semanas en el país y de lo que Aguascalientes no ha quedado excluido, es una muestra de que la delincuencia está empoderada y las autoridades están obligadas a cambiar las estrategias para atender una realidad que no debe ser desconocida.

Esto lo expresó el gobernador Martín Orozco Sandoval, quien agregó que “no podemos taparnos los ojos y hacer como si no pasara nada”, pues sin duda la inseguridad es un tema complicado que debe ser atendido con urgencia.

Si bien Aguascalientes destaca, según el INEGI, por ser el tercer estado más seguro del país, “hay que ver que Sinaloa, Sonora o Chihuahua no están muy distantes y lo que ocurre por allá, no podemos esperar a que llegue a pasar en Aguascalientes”.

Al entregar 42 nombramientos de grado por promoción de ascenso a elementos de seguridad pública y 112 certificados de formación inicial del IESPA, Orozco Sandoval resaltó que en Aguascalientes todavía se puede rescatar el tema de la seguridad, y de esto dan fe los inversionistas que siguen invirtiendo y con confianza en la entidad.

RESPALDO EMPRESARIAL. En su mensaje, destacó la participación del sector empresarial local que se ha sumado a las acciones para mejorar la seguridad, muestra de ello es que aceptaron aportar un poco más por concepto de Impuesto Sobre la Nómina, pues parte de lo que se recaude se destinará a los programas que permitan conservar la paz en el estado.

“Ellos se han sumado a esta tarea porque saben que al invertir en seguridad no sólo están cuidando a sus empresas o sus personas, sino también a la clase trabajadora y sus familias que merecen también desempeñarse en un entorno de tranquilidad”.

MUNICIPIOS. El apoyo de los alcaldes sin duda es de suma importancia, toda vez que es en los municipios donde sus elementos deben esmerarse por garantizar la paz y sana convivencia entre los ciudadanos.

A los presidentes municipales los convocó a no descuidar este tema que es el prioritario entre todos los servicios, “los invito a estar muy cercanos a sus elementos, a sus corporaciones, y atentos a respaldarlos, sin desconocer que debemos estar atentos a los prietitos negros en el arroz que pudieran tenerse”.