Impresionante el juego de ida entre el Liverpool y la Roma, uno de los partidos más emocionantes de los últimos años, lleno de garra, velocidad y oportunidades al ataque que regaló un total de 7 goles en el encuentro. Anfield se vistió de rojo para apoyar a los Reds que salieron desde la primera parte a buscar goles, fieles al estilo de su entrenador Jurgen Kloop que disputa su segunda semifinal de Champions como entrenador. La Roma regaló minutos de gran juego y otros donde no parecía equipo profesional, los romanos sueñan con la remontada la próxima semana para emular lo realizado ante el Barcelona.
Los primeros 20 minutos fueron parejos, ambos equipos salieron con la intención de hacer goles, la Loba salió con ganas de jugarle de tú a tú a los locales que a través de Salah, Firmino y Mané buscaban mojar en la portería italiana. Tras un par de avisos veloces del Liverpool tuvo que aparecer la máxima figura del equipo inglés que amenaza con competirle a los más grandes del mundo. En una pérdida de balón Salah quedó con la pelota por la derecha, enganchó hacia adentro y sacó un remate hermoso que pego en el travesaño para meterse de campanita y abrir el marcador ante su ex equipo, el egipcio no celebró el gol por respeto a la Roma, todo esto al 34′. Antes de irse al medio tiempo en un contragolpe, Firmino tocó el balón para Salah que a toda velocidad encaró a Allison y le picó la pelota de forma exquisita para marcar el segundo en su cuenta, nuevamente sin festejo ante un Anfield que explotaba de júbilo.
Para el complemento la defensa italiana fue un desastre, Salah por la derecha constantemente quedaba mano a mano para hacer estragos y al 54′ pagaron las consecuencias cuando el zurdo desbordó por la banda y centró para que Mané mandará el balón al fondo de la red y marcara el 3-0. Entre más pasaba el tiempo peor se veían los romanos que no encontraban respuesta ante la velocidad del ataque del Liverpool. Al 61′ nuevamente Salah desbordó llegando a línea de fondo, mandando un centro raso que Firmino empujó sin arquero para el cuarto y para completar que el tridente red marcara. No conforme, al 68′ en tiro de esquina, Firmino se levantó y de cabeza marcó el quinto que suponía la eliminatoria para los Reds que ya comenzaban a pensar en la final de Kiev.
Los últimos 15 minutos fueron un partido distinto ya que la Roma sacó orgullo y peleó para regresar en la eliminatoria. Al 81′ Naingolann mandó una pelota larga que Lovren no pudo cortar, Dzeko quedó solo ante Karius y no perdonó definiendo a primer palo con potencia para el 5-1. El gol motivó a la Roma que siguió presionando, los locales se tiraron hacia atrás y las llegadas italianas eran constantes. Al 85′ nuevamente Naingolann sacó un potente disparo que pegó en la mano de Henderson, por lo que se señaló penal, mismo que ejecutó de manera perfecta y elegante Diego Perotti para el 5-2, que revive a la Roma de cara al próximo miércoles cuando se juegue la vuelta.
La Roma necesitará 3 goles para pasar a la final, mismo resultado que necesitaba en contra del Barcelona, aunque la hazaña parece improbable, los italianos ya hicieron una hazaña y ahora buscan hacer lo mismo en la ante sala de la final por la Orejona. Liverpool por su parte buscará manejar la ventaja y marcar un gol que les de tranquilidad en el marcador. Impresionante partido lleno de goles que dejó al mundo entero satisfecho.

¡Participa con tu opinión!