Con una dilatada trayectoria de veintiocho años de experiencia laboral impartiendo justicia, inacabada formación académica y la convicción de que el trabajo y la tenacidad son las principales herramientas para superar retos y oportunidades, Gabriela Espinosa Castorena asumirá la presidencia del Poder Judicial del Estado de Aguascalientes el próximo 24 de julio, convirtiéndose en la segunda mujer en ocupar el cargo en la entidad.

Licenciada en derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes y con dos maestrías en su haber curricular, una en Ciencias Jurídico-Penales y otra en Derecho Judicial Penal es, además, catedrática universitaria, enlace en materia de Igualdad de Género de los 32 tribunales de justicia del país, así como esposa y madre de familia.

Su elección como nueva presidenta del Poder Judicial del Estado tuvo lugar al seno de la sesión extraordinaria de pleno del Supremo Tribunal de Justicia el pasado 18 de mayo; fecha en la que, según expresa, comenzó a cumplirse el sueño forjado al cabo de veintiocho años de trabajo continuo durante los cuales se ha desempeñado como secretaria de acuerdos, juez y magistrada.

 

BUSCANDO EL CAMINO. El sueño profesional, sin embargo, apuntó en su origen hacia otras direcciones, según comenta Gabriela Espinosa Castorena, durante la entrevista concedida a El Heraldo en la que comentó que al terminar la secundaria aspiró a formarse como educadora en la Escuela Normal del Estado, dado su enorme gusto e interés por los niños.

El ingreso a la institución en aquel tiempo era sumamente limitado y su nombre no apareció en las listas de admisión; no obstante pudo ingresar a la preparatoria con la idea de hacer un segundo intento al año siguiente, sólo que, llegado el momento, cambió de opinión.

Relata que continuó en el bachillerato y siguió el área de Bioquímica con la idea de ser dentista, pero con el paso de los meses la vida se encargó de convencerla que lo suyo, era el derecho.

Y no precisa una razón o un momento para tomar la decisión, sólo que al terminar el bachillerato sabía qué era lo que quería y aplicó examen de admisión en la Universidad Autónoma de Aguascalientes para estudiar la profesión.

De nueva cuenta la saturación de la matrícula no le dio la oportunidad de hacerlo a la primera, pero un segundo intento le abrió la puerta al estudio de las leyes que, desde entonces, ha seguido de manera permanente.

 

ESCUELA DE JUSTICIA… Y OTROS VALORES. La hoy magistrada presidenta electa del Poder Judicial nació en Aguascalientes al seno de una familia integrada por ocho hermanos -cuatro hombres y cuatro mujeres-; todos con carrera profesional, impulsada por el trabajo tenaz de su padre, oriundo de Teocaltiche, Jalisco, quien fue comerciante en el tradicional Pasaje Ortega del centro citadino, y la entrega y dedicación de su señora madre, de quienes guarda inmejorable memoria.

Su núcleo familiar le mostró el trabajo como ejemplo de vida, la igualdad de oportunidades y capacidades entre varones y mujeres, el valor de la palabra empeñada, la trascendencia del compromiso asumido y la visión para saber justipreciar las oportunidades que la vida presenta, como “desempeñar cargos de importancia que deben apreciarse, ser dimensionados y siempre puestos al servicio de la comunidad”.

Y es en esa característica, el servicio público, donde la magistrada Espinosa Castorena reconoce uno de los motores que ha hecho avanzar su profesión, primero como litigante en sus prácticas iniciales de abogada, aun antes de titularse, y luego desde la estructura jurisdiccional, a la que ingresó como prestadora de servicio social y cumplió su primera tarea laboral en calidad de archivista del Juzgado Primero Civil, con el apoyo de su maestro Jesús Ramírez Esparza, (qepd), quien fuera años mas tarde magistrado presidente del Poder Judicial del Estado.

PREPARANDO EL SIGUIENTE PASO. Hoy en día, como magistrada presidenta electa, mantiene su convicción en que la mejora del servicio al público debe ser permanente y será reto de su administración.

Gabriela Espinosa Castorena es enlace para la implementación y seguimiento del programa de Igualdad entre Mujeres y Hombres de los 32 tribunales superiores de justicia del país (Conatrib) y está convencida de que unos y otras deben tener las mismas oportunidades como, asegura, se da en el Poder Judicial del Estado.

Reconoce, sin embargo, que hay diversas instancias en donde la lucha por los derechos de la mujer es una exigencia ante prácticas de abuso o discriminación que tienen lugar y que las vulneran, por lo que el tema está en la agenda y debe ser tratado en su justa dimensión.

De la administración que encabezará a partir del próximo 24 de julio, se compromete a imprimir todo su esfuerzo y experiencia como profesional del área para que, independientemente de su condición de mujer, se advierta calidad e identifique un sello acorde a los tiempos que marca la actualidad y las necesidades sociales.

 

TRAYECTORIA (RECUADRO) Actualmente magistrada, presidenta de la Sala Penal en el Supremo Tribunal de Justicia, Gabriela Espinosa Castorena cuenta con una especialización en Justicia Federal para Adolescentes por el Instituto de la Judicatura de la Federación; un diplomado superior sobre Argumentación Jurídica y Aplicación de los Estándares Internacionales de Derechos Humanos y Perspectiva de Género, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

En el Poder Judicial se ha desempeñado, de 1990 a la fecha, como secretaria de acuerdos del Juzgado Quinto Penal, Juez Quinto y Sexto Penal, Juez Familiar, Consejera de la Judicatura Estatal, Magistrada del Tribunal Local electoral desde noviembre de 2005 como Magistrada Numeraria del STJ.

También, ha participado en foros y congresos para la implementación del sistema de justicia penal acusatorio, entre los que destacan el “Programa Comparativo de Sistemas Penales Acusatorios Colombia, Chile y Estados Unidos”, por la Escuela Fletcher de Derecho y Diplomacia de Tufts University, EUA, así como en Chile y Colombia.

Igualmente, en cursos para miembros de tribunales para la administración de Justicia e el Sistema Adversarial, Conferencia de Procuradurías Generales de Justicia de los Estados Occidentales y en el Taller de Técnicas de Litigio para Audiencia de Juicio Oral en la Universidad Panamericana.