Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Como resultado del cambio de Legislatura y de las primeras medidas de austeridad aplicadas, el Senado recortó a 2 mil asesores que laboraban en áreas administrativas, legislativas, de comisiones y hasta del servicio civil de carrera.
Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, informó que la liquidación de ese personal requirió de un gasto de 386 millones de pesos, es decir, 286 millones adicionales a la partida que se tenía prevista para cubrir ese gasto.
El legislador explicó que, de no aplicar medidas para generar ahorros, la Cámara alta hubiera quedado imposibilitada para saldar esos pagos de quienes dejaron de laborar.
“Se habían contemplado 100 millones de pesos para pago de liquidaciones, con motivo del final de funciones de la Legislatura y llevamos ahorita, actualizado, un total de 368 millones 719 de pesos, es decir, más de 260 millones de pesos van a salir de este proceso de austeridad”, dijo.
El zacatecano detalló que el recorte fue de mil 122 asesores que cobraban por honorarios legislativos, 486 de comisiones, 56 de los grupos parlamentarios, 181 administrativos, 33 del servicio civil e carrera, 155 mandos medios y superiores, así como siete operativos de confianza, para dar un total de 2 mil 40 salidas.
Pese a ello, los senadores no se quedaron sin personal.
De acuerdo con el informe de la Tesorería, al primero de octubre de este año, la totalidad de los asesores que cobraban por honorarios, y que eran contratados con discrecionalidad en la Legislatura pasada, salieron de la nómina del Senado.
Aunque ocurrió lo mismo con los secretarios técnicos de las 84 comisiones que tenían la Cámara alta, ahora deberán contratarse 46 elementos para igual número de órganos legislativos.
En el caso de los honorarios administrativos, permanecerán en la nómina, hasta ahora, 253 asesores.
El área donde se registraron menos salidas es el Servicio Técnico de Carrera, donde salieron 33 de los 271 especialistas.
Según cifras del Senado, pese al recorte, aún permanecerán 303 mandos medios y superiores, aunque ya no tendrán acceso a bonos y estímulos que les eran depositados.
En el rubro de operativos de confianza, el recorte fue de sólo siete elementos, por lo que el Senado aún conserva a 80 empleados.
Al 30 de junio de este año, prácticamente en el cierre de la 63 Legislatura, la plantilla de personal de los legisladores –sin contar a los trabajadores sindicalizados–, era de 2 mil 909 asesores.
El coordinador de Morena en la Cámara alta, Martí Batres, adelantó que giró instrucciones para que todas las plazas que fueron desocupadas queden congeladas para evitar nuevas contrataciones.