Samuel Luna y Selene Velasco, Cristina Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de que un joven muriera al caer a uno de los canales de Xochimilco, la Alcaldía determinó limitar el consumo de bebidas alcohólicas en las trajineras.
Ayer, el Alcalde José Carlos Acosta Ruiz dijo que se prohibirá la venta de micheladas y se restringirá la cantidad de alcohol.
«Sólo se permitirá una botella de alcohol de un litro por trajinera o en su defecto tres latas de cerveza de 325 mililitros por persona», señaló en entrevista.
A partir de mañana iniciarán operativos para inhibir los comercios que vendan alcohol ilegalmente.
A su vez se prohibirá el uso de bocinas o grabadoras y solo se permitirán mariachis o grupos musicales tradicionales.
Este domingo, un joven cayó de una de las trajineras y su cuerpo fue hallado la madrugada de ayer.
Luego de más de 12 horas de búsqueda, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana localizaron el cadáver a casi un kilómetro del embarcadero donde se accidentó.
«Sí es una distancia importante contrario a lo que pudimos pensar en un inicio en las labores de rescate, que podía estar en las cercanías, pues no fue así», mencionó el Secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta.
El joven llegó de Puebla con otros amigos a festejar un cumpleaños, y al tratar de pasar de una trajinera a otro resbaló y cayó al agua.
De acuerdo con las primeras hipótesis quedó atrapado entre el fango, la vegetación subacuática y la propia embarcación, por lo que murió ahogado.
Y la corriente arrastró el cuerpo.
El Alcalde Acosta Ruiz señaló que una de las nuevas medidas de seguridad será el uso de salvavidas para todos los ocupantes, a partir del 1 de octubre, por lo que los remeros tienen un mes para costear dicho gasto.
«Las condiciones del canal de Xochimilco son fangosas y tiene mucha presencia de plantas que dificultan la movilidad.
«Incluso a un buen nadador se le dificultaría la salida del canal. Es por eso que el cuerpo del joven fue encontrado metros más adelante», señaló Acosta.
Entre las otras mediadas, la demarcación impartirá cursos de natación para capacitar a los propietarios así como credencializar a todos los prestadores de servicios.
En la trajinera del accidente, reveló, había unos 30 envases de cerveza, botella grande de las llamadas patonas de Bacardí, y de whisky varias botellas vacías.
«Un exceso de alcohol que los jóvenes no miden, siguen consumiendo una fuerte cantidad», dijo el Alcalde.
La próxima semana, además se darán cursos de primeros auxilios para prestadores de servicios turísticos, para los remeros y todo remero va a tener que estar certificado libre de consumo de drogas.