Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno federal adjudicará, unos días antes de terminar el sexenio, el nuevo contrato para el servicio de telepeaje en 41 carreteras y autopistas concesionadas al Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin).
En 2014, la licitación para este contrato de 4 mil 250 millones de pesos generó un escándalo por acusaciones de irregularidades en el proceso que ganó la empresa Telepeaje Dinámico (Tedisa), seguida de múltiples fallas técnicas y problemas en la transición tecnológica al nuevo sistema.
Esta vez, la licitación no fue convocada por Caminos y Puentes Federales (Capufe), operador de las carreteras, sino por Banobras, en su carácter de fiduciario del Fonadin, que por ser un fideicomiso, no está sujeto a las restricciones de gasto anual del Presupuesto de Egresos.
Según la convocatoria, disponible en Compranet desde el 21 de septiembre, el fallo de la licitación será anunciado el 12 de noviembre, 18 días antes del final del sexenio y estará vigente hasta el 31 de marzo de 2023.
El contrato con Tedisa vencía el 31 de julio de 2018, pero fue ampliado mediante adjudicación directa ocho meses más, por un monto, con IVA, de hasta 463 millones de pesos.
En octubre de 2017, Banobras pagó 34.8 millones de pesos a la empresa Senermex Ingeniería y Sistemas para desarrollar el nuevo modelo de telepeaje, que después de 2014 siguió presentando otros problemas, como retenciones injustificadas en la entrega de Capufe a Fonadin de las cuotas recaudadas.
Con base en el modelo de Senermex, el nuevo contrato contempla un Convenio Marco de Interoperabilidad, por el cual la empresa ganadora “no otorgará algún tipo de atención directa a usuarios de telepeaje”, sino que tendrá que firmar un convenio de interoperabilidad con al menos tres proveedores de tags.
Habrá una etapa de transición hasta marzo de 2019, en la que Tedisa seguirá operando mientras se migra a la nueva empresa, y una segunda etapa, hasta junio de 2020, en la que todavía participarán otras firmas que actualmente proveen las antenas de telepeaje y los equipos de piso en los 857 carriles de cobro.
Dichas empresas son Thales, Simmex, Controles Electromecánicos y Prosis, cuyos contratos irán expirando.
En la última etapa, de junio de 2020 a marzo de 2023, toda la infraestructura y el sistema de gestión de cobro quedarán en manos de la empresa que gane esta licitación.