Miguel Pérez
Agencia Reforma

CDMX.- Un juez federal dejó en libertad a ocho integrantes del grupo criminal Guerrero Unidos que confesaron participar directamente en el secuestro, asesinato y quema de 43 normalistas de Ayotzinapa.
La decisión del juzgador fue por falta de elementos que los incriminaran en la trágica noche del 26 de septiembre de 2014.
En el grupo que obtuvo el beneficio está Patricio Reyes Landa «El Pato», señalado por algunos de sus cómplices como el ejecutor principal de los estudiantes, así como Gildardo López Astudillo «El Cabo Gil», segundo al mando de Guerreros Unidos.
La principal causa de la libertad es porque se consideró que algunos testimonios fueron realizados bajo tortura y, por lo tanto, se invalidaron.
Los autos de libertad fueron notificados ayer por el Tercer Tribunal Unitario en Reynosa.
La resolución fue dictada el 20 de septiembre por el Juez Primero de Procesos Penales Federales en Matamoros, David Calderón Blanc, y es consecuencia de los cuatro amparos otorgados en junio por un tribunal en Reynosa, que también ordenó crear una Comisión de la Verdad para investigar el caso.
El fallo también contempla a Felipe Rodríguez Salgado «El Cepillo», Salvador Reza Jacobo «El Wereke» y Agustín García Reyes «El Chereje».
Además quedaron absueltos, por lo que refiere al delito de delincuencia organizada, Jonathan Osorio Cortez «El Jona», Darío Morales Sánchez «El Comisario» y Miguel Angel Landa Bahena «El Duvalín», todos procesados en las causas penales 121/2014 y 123/2014.
Se desconoce si alguno de los acusados salió físicamente del Cefereso del Altiplano, Estado de México. Varios enfrentan un proceso separado por el delito de secuestro.