Staff
Agencia Reforma

Tras casi medio siglo de historia, finalmente el superdeportivo de Nissan, el GT-R, llegó a México, donde podrá adquirirse bajo pedido con un precio de 2.6 millones pesos.

El guardian del legado del GT-R

Isaac Flores
Agencia Reforma

Con tan sólo 10 años de edad, Hiroshi Tamura descubrió su pasión en un bólido capaz de alcanzar los 200 kilómetros por hora: el Nissan Skyline GT-R. Desde entonces soñó con involucrarse en su desarrollo y diseño.
Han pasado más de 4 décadas desde aquel encuentro, y ahora, en su posición como jefe de Producto del actual GT-R, Tamura es el encargado de preservar el legado del mítico superdeportivo.
“Por supuesto que la vida no es tan fácil, y al llegar a Nissan no se trató del trabajo soñado”, detalló Tamura.
“Finalmente, alcancé esta área (encargada del GT-R) y los sueños se vuelven realidad, pero el punto es preservar las emociones que genera el ADN de Nissan a través del GT-R”.
En entrevista, durante su visita a la Ciudad de México, Tamura habló sobre los retos a los que se enfrenta para perfeccionar al superdeportivo de Nissan así como de su propio Skyline, modelo 1989.

¿En retrospectiva cómo se siente de haber llegado a dirigir el desarrollo del auto de tus sueños?
En realidad no es tan distinto, sigo manteniendo un poco de la mentalidad que tenía cuando era niño.
Es muy importante mantener la pasión original para desarrollar una historia o un concepto.

Tiene un GT-R de la generación R32, ¿no?
Sí, lo compré cuando tenía 27 años, casi a la mitad de mi vida.
Este (automóvil) me causó una gran impresión, pero, por otro lado, debo decir que de este auto aprendí lo mejor del balance perfecto, pues logré que alcanzara 600 caballos de potencia.

¿Sientes algún tipo de presión por desarrollar un auto con una herencia de casi medio siglo?
La gente siempre tiene algún tipo de presión en su vida, y la cuestión es cómo sobrellevarla. Una idea es ponerle algo de sabor, tal vez con un GT-R o un producto único. Ésa es mi meta.
¿Qué es un carro? ¿Qué es la vida? Una parte está relacionada con las emociones, no sólo se trata de un auto para ir de un punto A a un punto B.

¿A lo largo del desarrollo de un GT-R hay modificaciones que no llegaron al producto final?
En algunos momentos hay discusiones muy intensas en el equipo.
A veces, alguno de los ingenieros ofrece un plan B o tienen una buena idea y le damos una oportunidad. Ese es el punto de tener a personas tan apasionadas en mi equipo.

¿Qué tendencias siguen para el GT-R?
No puedo hablarle de modelos futuros, pero el auto prototipo de Vision 2020 es uno de los casos de estudio para todos los Nissan futuros.

Un concepto no es sólo una idea, a veces se trata de un modelo de estudio, desde el punto de vista físico; por ello, el Vision 2020 no es sólo un ejercicio de diseño, no sólo se trata de un ejercicio recreativo, sino que tiene un objetivo funcional. Sin embargo, no es el próximo GT-R.