“El campo debe salir de su letargo, urge frenar el éxodo de jóvenes y adultos, debe impulsarse un desarrollo real, para beneficio de quienes se dedican a esta actividad. Con promesas no hay desarrollo, se requiere adopción de nuevas tecnologías, transferencia de cultivos y otros apoyos efectivos”, destacó la diputada Estela Cortés Meléndez.

Dijo que con la nueva Ley para el Desarrollo Agrícola del Estado, se darán el impulso, capacitación y herramientas necesarias para que sea sustentable.

Dejó en claro que el Congreso del Estado, al momento de expedir el próximo Presupuesto de Egresos, deberá otorgar una partida presupuestaria que se destinará a cumplir los propósitos de esta Ley.

El Poder Ejecutivo deberá expedir el Reglamento respectivo, en lo que resta del año en curso, en el entendido que quedan sujetos a las disposiciones de esta Ley, los productores agrícolas, vitivinícolas, industriales, comerciantes y transportistas de productos y subproductos de las actividades agrícolas.

También quedan sujetas las personas físicas y morales que directa o indirectamente se dediquen o incidan en los sistemas y procesos productivos agrícolas del estado; y los terrenos dedicados directa o indirectamente a las explotaciones agrícolas, así como las instalaciones para almacenamiento y comercialización.

Se entiende por Desarrollo Sustentable, el proceso evaluable mediante criterios e indicadores de carácter ambiental, económico y social que tiende a mejorar la calidad de vida y la productividad de las personas, fundado en medidas adecuadas de preservación del equilibrio ecológico, la biodiversidad, la protección del ambiente y el aprovechamiento racional de recursos naturales.

Habrá un Padrón de los Productores y las Organizaciones Agrícolas del estado, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial. Del mismo modo, se hará un diagnóstico de los Predios Agrícolas (terrenos rústicos destinados o susceptibles de ser aprovechados para la producción agrícola) y de los Predios Ociosos, que pudiendo ser susceptibles de aprovechamiento agrícola, permanecen sin destino inmediato definido.

Se promoverá la Producción Orgánica, el procesamiento de alimentos, productos y subproductos agrícolas u otros satisfactores, certificado por un organismo público o privado autorizado, caracterizado por el uso regulado de insumos externos y la restricción o, en su caso, la prohibición de la utilización de productos de síntesis química.

Asimismo, la Reconversión Agrícola, el proceso a través del cual se cambia de un cultivo o se moderniza su ciclo de producción, con la introducción de cultivos adaptables a la región con variedades mejoradas y certificadas.

La legisladora ponderó la importancia de extender un esquema de transferencia de riesgos a terceros, mediante la contratación de una póliza de seguro.

¡Participa con tu opinión!