La nueva Ley de Movilidad da mayor flexibilidad para que circule el transporte público chatarra; a taxistas y camiones urbanos, se les amplió dos años más la vida útil; en los primeros, de seis a ocho años y en los segundos, de 10 a 12 años. Sólo en el caso del transporte escolar, se redujo de 15 a 12 años, del modelo respectivo.

Las unidades de carga ligera quedaron igual, con un margen de 15 años de vida útil, igual que para el transporte suburbano y en cuanto a las combis, el margen sigue de 10 años.

El transporte de carga, suburbano y escolar registra los porcentajes más altos de unidades obsoletas, mientras que los taxis y transporte de personal se han renovado en su mayoría. De las 34 unidades suburbanas, 21 se encuentran fuera de norma, es decir, que ya rebasaron el modelo, previsto en la ley.

En el caso del transporte de carga ligera, el 46% ya es obsoleto, esto es 18 camiones de los 39 autorizados. Respecto al transporte escolar, el 31% circula de manera irregular de un total de 51 unidades. En tanto que de los 700 camiones urbanos, el 47% ya cumplió 10 años de servicio y el 24%, 12 años. Y de 443 combis, 34 ya son obsoletas.