La Ley de Amnistía anunciada y ahora promovida por el presidente de México conlleva un amplio riesgo de liberar a gente nociva y que siga delinquiendo, pero además es una estrategia electorera que más bien busca ganar votos “cautivos” por el tema penal.

Así lo consideró el catedrático universitario Luis Eloy Morales Brand, quien expuso que en el derecho penal siempre se ha encontrado una gran cantera de votos y esa sería una de las intenciones del actual régimen hacia futuros comicios.

En entrevista, explicó que la amnistía es un perdón general que en automático beneficia a todas las personas relacionadas con el tipo de hecho delictivo y en la temporalidad que se marque en la ley.

El punto es determinar claramente cuáles son los casos que va a impactar porque hablar de casos genéricos de narcomenudeo y robo, no discrimina a nadie que esté en ese supuesto, independientemente de la causa que lo haya llevado a cometer el delito.

Es decir, no es posible determinar una ley para ciertos casos, porque lo que se legisla es general y no se puede discriminar o dividir a quienes lo hicieron por hambre o bajo presión, de quienes lo hicieron porque a eso dedican su vida, sino que aplica a todos.

El gran riesgo entonces es que queden libres muchos más delincuentes dedicados a ello, que quienes cometieron la falta por hambre o presión mismos que, con una adecuada defensa jurídica, ya deberían estar libres, agregó.

En ese sentido consideró que más que una Ley de Amnistía, el presidente de México podría ejercer su función de indultar aquellos perfiles que respondan a los supuestos que ha expresado como robar o vender droga por hambre o por presión de grupos delictivos.

Ahí sí es posible analizar caso por caso y verificar que realmente se den las condiciones que comenta la iniciativa para ir otorgando el indulto a las personas y que éstas queden en libertad.

No obstante, se advierte que más que falta de conocimiento sobre esa posibilidad, la idea es generar expectativa entre los asociados al derecho penal, que es un derecho político y regularmente se utiliza para fines electorales, por lo que hay que observar a dónde se quiere llegar con una ley que puede dejar libres a quienes deben continuar su proceso.