Un policía estatal resultó lesionado tras recibir un fuerte golpe en la cabeza, cuando participaba en la persecución de un contumaz delincuente, que minutos antes se había robado un vehículo.
Tras un rápido despliegue policiaco, el agresor logró ser detenido por los compañeros del oficial lesionado, mientras éste fue trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS.
Quien ya se encuentra a disposición de la Agencia del Ministerio Público de la Dirección de Investigación de Delitos, donde es investigado por el robo de vehículo y por la agresión al policía estatal, es un peligroso delincuente identificado como Eduardo, de 30 años.
Su captura se registró el miércoles poco después de las 13:00 horas, cuando el sospechoso Eduardo participó en el robo de un vehículo Nissan Tsuru, color gris, con placas de circulación AES-8805 de Aguascalientes, el cual estaba estacionado en calles del fraccionamiento Las Américas.
Tras el reporte emitido al Servicio de Emergencias 911, policías estatales y policías preventivos de los destacamentos “Insurgentes” y “Morelos” se dieron a la tarea de rastrear el vehículo robado.
Es el caso que 15 minutos más tarde, policías estatales detectaron la unidad automotriz sospechosa cuando se desplazaba por la avenida Mariano Hidalgo, a la altura del fraccionamiento Lomas del Mirador.
Los oficiales le marcaron el alto al conductor, quien hizo caso omiso y se dio a la fuga sobre la misma avenida Mariano Hidalgo, por lo que se inició una persecución que concluyó en el fraccionamiento Emiliano Zapata, cuando varias patrullas de la Policía Estatal lograron interceptarlo sobre la calle Mariano Jiménez.
Sin embargo, el delincuente logró bajar del vehículo con una mochila entre sus manos y escapó corriendo, siendo perseguido por unos policías estatales, quienes se percataron que el sospechoso brincaba la barda de una casa ubicada en la misma avenida Mariano Hidalgo y esquina con la calle Mariano Jiménez.
Cuando Eduardo trataba de escapar por la azotea, uno de los policías estatales logró darle alcance, pero en ese momento el delincuente lo golpeó con la mochila que llevaba en su mano, y en cuyo interior había herramienta varia y un pedazo de ladrillo.
El fuerte golpe provocó que el oficial quedara tirado seminconsciente, lo que aprovechó el sospechoso para seguir escapando.
Sin embargo, policías estatales del Grupo de Reacción que ya se habían agregado al operativo, lograron finalmente interceptar y capturar al peligroso delincuente.
Más tarde, arribó al lugar de los hechos una ambulancia de Bomberos Municipales, a bordo de la cual el policía estatal que resultó lesionado, fue trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS.