Leo Valadez, Colombo y Ochoa; salen a hombros

Por FRANCISCO VARGAS M.

Tarde triunfal fue la que lograron los jóvenes novilleros Leo Valadez, Jesús Enrique Colombo y Carlos Ochoa, en la final del Serial de Arganda del Rey, Madrid, saliendo todos a hombros al concluir esta interesante novillada.
La feria de Arganda que llegó su fin con esta novillada de gran postín, se jugó un encierro de la ganadería de Fernando Peña, de diferente comportamiento, sobresaliendo el sexto, número 40 de nombre “Altamontaña”, que mereció el indulto.
Jesús Enrique Colombo en su primero, flojo y que se defendió, estuvo con enorme entrega pasaportando al burel de fulminante estocada para cortar una oreja.
Con su segundo se vio desenvuelto cubriendo los tres tercios, cuajando una faena en la cual el venezolano dejó una faena de gran oficio misma que fue premiada con una oreja con petición de la segunda que no se le concedió.
Leo Valadez en su primero que tuvo poca fuerza y embistió de manera rebrincada anduvo dispuesto en una faena de más a menos para recibir ovación.
En el otro, el joven aquicalidense logró una artística faena teniendo sus mejores momentos por el lado derecho, dejando ver su ofició y solvente técnica; cerrando con manoletinas de rodillas. Estocada hasta las cintas para cortar las dos orejas.
Carlos Ochoa ante su primero, un novillo rajado y remiso, le puso disposición sufriendo fuerte voltereta en las postrimerías de su labor retirándose en silencio.
Lo mejor para él estaba por venir con su segundo un bravo y estupendo novillo, al que toreo de manera lucida al natural, corriendo la mano con largueza y temple, engarzando pases con mucho pulso y por abajo. La gente solicitó el indulto del estupendo astado que embistió en todo momento con codicia y entrega, siéndole perdonada su vida recibiendo Ochoa de manera simbólica las dos orejas y el rabo. ([email protected])

¡Participa con tu opinión!