Álvaro González Muñoz, presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, sostuvo que las autoridades mexicanas están aniquilando la actividad lechera nacional, pues por cinco años Liconsa ha mantenido el precio de compra en 6.20 pesos y han disminuido los volúmenes de compra de leche hasta en un 50%, situación que ha llevado a la quiebra a pequeños estableros.
Sostuvo que por años han tocado puertas en busca de una respuesta positiva a sus peticiones, pero la actividad lechera no es una prioridad para las autoridades mexicanas; añadió que en la actualidad es necesario que la paraestatal fije un precio de compra de 8 pesos por litro, porque les están pagando menos que los costos de producción, los cuales se estiman en 6.50 pesos por litro, y en consecuencia se han reducido los hatos ganaderos, pues deben sacrificar a sus reses para ganar liquidez.
Álvaro González denunció que Liconsa adquiere a un mayor precio fórmulas lácteas en el extranjero, y a pesar de ello la paraestatal compró el año pasado 330 mil toneladas de este tipo de productos, lo cual constituyó la cifra más alta de la historia; “porque la paraestatal prefiere comprar más caro a extranjeros, y a los productores nacionales más barato”.
Subrayó que lo anterior hace pensar a los pequeños productores que el Gobierno quiere desaparecer esta actividad productiva a nivel nacional, a pesar de que es un producto de primera necesidad; indicó que debido a la cancelación del censo agropecuario no hay cifras oficiales, pero agrupaciones de lecheros estiman que el número de productores a nivel nacional se ha reducido de 790 mil a 130 mil en los últimos 20 años.
Para concluir, el presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche adelantó que ante esta situación, en próximos días van a tomar acciones más radicales con la intención de que el Gobierno atienda sus peticiones, entre las cuales se contemplan la toma de carreteras, instalaciones federales y vías férreas, así como de empresas que estén adulterando los productos lácteos, una protesta que sería de manera escalonada en distintos estados.