Ocho finales consecutivas son las que tiene en sus espaldas LeBron James. Parece que nada es seguro en la NBA más que “El Rey” estará en la serie final por el título, ya que durante las últimas ocho temporadas es el común denominador en el mejor baloncesto del mundo. Después de perder las finales ante los Warriors, James se mostró frustrado por la poca pelea que dio su equipo, además de que sus compañeros en Cleveland estuvieron muy por debajo de lo que hizo James al ser el líder absolutamente en todo y el jugador que más tiempo estuvo en la duela, inclusive jugando partidos enteros. James se encuentra en la última parte de su carrera y viene de tener su mejor temporada así que si pretende ganar más campeonatos para muchos tendría que abandonar Cleveland y buscar un nuevo equipo para pelear con Golden State. LeBron parece que decidió lo mismo ya que decidió no cumplir con su último año de contrato con Cleveland y ejercer la opción de ser agente libre sin restricciones para un nuevo acuerdo.
Aunque los Cavaliers aún pueden convencer a su hijo prodigio que se mantenga en el equipo y tienen la mejor oferta económica a la mano, se ve complicado que LeBron se quede en Cleveland por su intención de seguir agrandando su leyenda ganando títulos. Los Lakers han apresurado pláticas con Kawhi Leonard y Paul George para buscar armar un súper equipo que incluya a James para formar un “dream team” que pelee por el campeonato de la liga. Philadelfia cuenta con una plantilla joven llena de talento y también tiene intenciones de llevarse a LeBron para dar el salto de calidad que necesitan para dejar de ser una promesa y ser una realidad; por último, los Rockets, que se quedaron a nada de eliminar a los Warriors, estarían interesados en juntar al MVP James Harden con LeBron James para formar un equipo poderoso junto a Chris Paul. A partir de mañana, se abrirá la agencia libre y todo el mundo del baloncesto estará pendiente de que decida LeBron James.