LOS ÁNGELES.- Frances McDormand tuvo ayer “tres anuncios”: Le robaron el Oscar, detuvieron al ladrón y se lo devolvieron.
Para festejar dicho desenlace, la actriz se fue a comer una hamburguesa doble, pues estaba hambrienta.
El incidente ocurrió durante el Governors Ball, fiesta oficial del Oscar, donde un hombre llamado Terry Bryant, de 47 años y quien tenía boleto para la fiesta, tomó la estatuilla de Mejor Actriz que le dieron a McDormand por «3 Anuncios por un Crimen».
Sin embargo, fue visto y confrontado por un fotógrafo que lo vio actuar de manera sospechosa y posteriormente fue detenido.
Según The Hollywood Reporter la actriz encargó a un publicista del estudio le cuidara su estatuilla antes de cambiar de fiesta y ahí fue donde sucedió el incidente. (Eduardo Molina/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!