Ignacio Ruelas Olvera, presidente del Consejo local del Instituto Nacional Electoral, aseveró que México ha llegado al momento de transitar hacia el voto electrónico, ya existen condiciones tecnológicas para que los ciudadanos mexicanos en el extranjero o fuera de su entidad puedan manifestar su decisión por algún candidato.
Asimismo, señaló que se necesitan ajustes a la ley para las casillas especiales y que tenga una obligatoriedad exclusiva para ciudadanos en tránsito, es decir que el libro negro de la casilla diga quiénes no pueden votar, ya que muchas personas quisieron votar en ellas siendo habitantes de ese lugar y que cuentan con su propia casilla.
“En el año 2009, Venezuela hizo un ejercicio de voto electrónico de 56 mil casillas y resultó un éxito. En aquel entonces vivía todavía el comandante Chávez. Ese fue un éxito tecnológico y electoral”.
En el caso de Aguascalientes, dijo que algunas instituciones de educación superior han estado aplicando un estudio piloto para determinar su confiabilidad y en todos los procesos aplicados, en ninguno ha fallado, se accede a los reportes correspondientes con orden e información confiable y recibe los votos emitidos.
Tecnológicamente, dijo que ese programa todavía es un dummy primario, pero muy grande, por lo que es necesario someterlo a un análisis más grande en cuanto al diseño del mismo.
Si en México existen 70 millones de ciudadanos utilizando dispositivos electrónicos móviles, entonces podría haber 156 mil casillas con el equipamiento adecuado para el voto electrónico.
Finalmente, agregó que primero la votación electrónica funcionaría desde las casillas electorales para después desarrollar aplicaciones confiables y que no se repitan situaciones como las ocurridas con los candidatos independientes, recalcó.