LOS ÁNGELES.- Para Gary Oldman, lo mejor fue ganar el Oscar por interpretar a Winston Churchill en “Las Horas Más Oscuras”, lo que ubica como uno de los momentos cumbres de su carrera.
“Por este papel es especial. Se siente que tiene significado. No sé lo que sería ganar el Oscar en otro año, pero ganar el Oscar por interpretar a uno de los más grandes británicos de la historia. Ganar por hacer a Winston lo hace doblemente especial”, dijo.
El actor, de 59 años, habló sobre la importancia de los maquillistas y vestuaristas al momento de la actuación, por encima de los efectos digitales.
“La ropa y el maquillaje son las cosas más cercanas al actor. Tocan al actor. (Los encargados de ello) son las primeras personas que ves en las mañanas y son los individuos vitales con los que interactúas.
“He hecho captura de movimiento y estás vestido en gris, sin disfraz, y luego te hacen por computadora. Es perder ese tipo de conexión, de trabajar en equipo”, aseguró.
Oldman destacó lo brillante que es Timothée Chalamet, su competencia por “Llámame por Tu Nombre”, y cómo está seguro que en el futuro el joven estará en el escenario.
También recordó a sus inspiraciones, como el desaparecido actor John Hurt.
“Cuando era joven, iba al cine y admiraba a Albert Finney, Tom Courtenay, Alan Bates, Peter O’Toole, Alec Guinness, Peter Sellers… eran mis héroes. Me emociona Chalamet. Es un gran chico. Encantador y muy talentoso”, dijo. (Eduardo Molina/Agencia Reforma)