José de Jesús López de Lara

Una horrible muerte encontró un hombre, quien al ver que se estaba registrando un incendio en su domicilio intentó sofocarlo por su propia cuenta.
Sin embargo, al intentar sacar agua de un aljibe perdió el equilibrio y cayó de manera accidental y como no había ninguna persona más que lo ayudara, terminó por morir ahogado.
Quien tuvo una trágica muerte fue un hombre identificado como Antonio, quien vivía solo en un domicilio ubicado en la calle Gregorio Landín, en el municipio de San José de Gracia.
Fue aproximadamente a las 19:00 horas del lunes, cuando se reportó al 911 que en esos momentos se registraba un incendio en una humilde vivienda ubicada en la calle Gregorio Landín, en el municipio de San José de Gracia.
Hasta ese lugar se dirigieron Bomberos Estatales, quienes al arribar encontraron a una persona que se identificó como Iván, quien dijo ser sobrino del propietario de la vivienda que estaba incendiándose.
Esta persona les pidió que ingresaran, ya que aparentemente su tío Antonio estaba en el interior de la casa.
Una vez que los Bomberos Estatales lograron ingresar a la finca, se dieron a la tarea de sofocar el fuego que se registraba en una de las recámaras y el cual estaba fuera de control.
Luego de varios minutos de intensas labores los Bomberos Estatales controlaron el incendio, aunque no se encontró inicialmente ninguna persona en el interior.
Sin embargo, al momento en que Iván se dirigió al área del patio, encontró a su tío en el interior del aljibe, por lo que los Bomberos Estatales se dieron a la tarea de rescatarlo, aunque para esos momentos ya había muerto ahogado.
Instantes después llegaron policías preventivos de San José de Gracia y policías estatales, así como una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos confirmaron la muerte del señor Antonio.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes acudieron al lugar donde quedó el cadáver de esta persona, el agente del Ministerio Público de Hospitales, personal de Servicios Periciales y agentes del Grupo Exterior “San José de Gracia” de la PME.
Se presume que al momento de iniciarse el incendio en la habitación, el señor Antonio trató de sofocarlo por su propia cuenta, pero al momento de intentar sacar agua del aljibe perdió el equilibrio y cayó al fondo.
Debido a que no había ninguna otra persona, el jornalero murió ahogado y fue hasta que se sofocó el incendio en su domicilio cuando se descubrió el cadáver.