Jesús Eduardo Martín Jáuregui

Para que en el conuco no se sufra tanto,

ay hombre
Ojalá que llueva café en el campo.
        

Juan Luis Guerra  

 

ojalá

Del árabe hispánico law šá lláh ‘si Dios quiere’.

  1. interj. Denota vivo deseo de que suceda algo

Diccionario de la RAE

                              

Ojalá…

Que AMLO sea magnánimo en la victoria, sensato en el pensar, firme en el proceder, misericordioso en el juzgar, austero en el vivir, sabio en el gobernar.

Que encarne el ideal del filósofo Jaime Balmes: Hielo en la mente, fuego en el corazón, hierro en las manos.

Que los perdidosos, que son diferentes de los que aparecieron en la contienda política, no caigan en la tentación de despertar al México Bronco, según dijera Jesús Reyes Heroles.

Que los que tengan oídos para oír, escuchen la voz del pueblo que se expresó fuerte y claro, y los que no, que no se atrevan a pretender desoír.

Que haya paciencia, templanza y prudencia en unos y otros, para comprender que los cambios sociales pueden ser detonados rápidamente pero completar sus procesos lleva tiempo.

Que los que crean perder algo recuerden el pensamiento de Cicerón: Omnia mea mecum porto (Llevo todas mis cosas conmigo).

Que el Tribunal Electoral entienda que con un resultado tan claro no hace sentido esperar hasta el 6 de septiembre para declarar presidente electo.

Que recuerden que en política se aplica el dicho ranchero y sin duda grosero: A los que les tocó bailar en la otra, en ésta se sientan.

Que tengan presente el proverbio zen, aún un viaje de mil leguas se inicia con un paso.

Que AMLO tenga claro que las heridas duelen y hay que dejarlas cicatrizar, y lleva su riesgo manipularlas. Tlatelolco no se olvida. Tlatelolco ¿qué se recuerda?.

Qué logre separar la cizaña del trigo bueno.

Que aprenda a respetar las instituciones que son instrumentales y pueden ser empleadas para bien o para mal.

Que le iluminen para distinguir las formas y procesos, de las representaciones sociales, que hay que transformarlas obedeciéndolas no enfrentándolas.

Que sus aliados del PES le recuerden la enseñanza bíblica, el que voltea para atrás corre el peligro de convertirse en estatua de sal.

Que se hagan presentes muchos aliados que creen, predican y viven, la opción preferencial por los más pobres.

Que de verdad no haya gasolinazos, ni tampoco aumenten los camiones, los taxis, los uber, los cabify, ni el transporte, particularmente el popular.

Que los operadores de la justicia con AMLO comprendan que no siempre la corrupción es causa sino muchas veces consecuencia.

Que los problemas estructurales se ataquen de fondo teniendo presente que el hombre es origen y fin.

Que se conserve y fortalezca la protección procesal de promotores, defensores y operadores de Derechos Humanos.

Que los Derechos Humanos formen parte fundamental de la Constitución Moral, orienten y conformen la legislación y la actuación de todas las autoridades.

Que los jueces recuerden y apliquen el apotegma del Quijote: “No es mejor la fama del juez justo que la del misericordioso”.

Que la reforma educativa la actual o la que venga parta del docente orientada siempre al discente.

Que  las investigaciones a los funcionarios que hayan abusado, malversado, o corrompido su función, y su castigo, se orienten por la divisa de Simon Wisenthal “Justicia, no venganza”.

Que la reconciliación anunciada permeé a todas las personas, a todos los niveles, para que la patria reconciliada, renazca unida.

Que el proyecto de nación de AMLO, respete las diversas naciones que aún nos conforman para que algún día podamos ser una sola, grande y libre, como una de nuestras raíces proclamaba.

Que la república amorosa que proclama, se comprenda, se practique, se difunda, a partir de la “Regla de Oro” que liga y religa a los humanos.

¡Que consiga rápido un buen cliente para el avión presidencial!

 

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj