juan manuel rubio rubio _SC_2167 adrianaPara algunas mujeres, es su ropa interior favorita, y por ende las usan constantemente, sin embargo, las tangas, al igual que los pantiprotectores, no deben usarse ya que predisponen a infecciones por hongos, advirtió el presidente del Colegio de Ginecología, Juan Manuel Rubio Rubio. Puntualizó que es ideal el uso de una prenda completamente de algodón, ya que la ropa apretada y de materiales como la licra provocan que la persona sude y se acumulen gérmenes.

“El problema es que por la cuestión anatómica, la mujer es más propensa a infecciones que se pasan del ano a la vagina y la uretra; es importante que usen un calzón que sea de algodón para tratar de disminuir los riesgos de infección; cuando es una tanga es más fácil que se mueva de atrás para adelante y viceversa, y con eso se pueden estar acarreando gérmenes”, explicó.

Recalcó que no hay forma de evitar o disminuir los riesgos; por lo que, si la persona, aún y con las advertencias y recomendaciones, decide continuar haciendo uso de estas prendas, de nada sirve que se las cambien hasta dos veces al día, pues el problema de infecciones no se detendrá por ello, ya que no se debe a falta de higiene, sino al movimiento y traspaso de hongos que las tangas provocan.

“Hay mujeres que usan un pantiprotector todos los días para no manchar su ropa interior, tampoco se recomienda, porque también se predisponen a más infecciones. Simplemente no se recomienda, aún y cuando se cambie dos o tres veces al día; ya si lo quieren hacer es bajo este riesgo”, reiteró.

Rubio Rubio detalló que en esta parte del cuerpo hay contaminación de la materia fecal, y generalmente tiene bacterias, sobre todo una llamada e-coli, esa es la principal productora de infecciones, tanto vaginales como de la orina, pero la ropa apretada o que no es de algodón, ocasiona humedad, y los gérmenes que crecen son hongos; siendo el más común la cándida, aunque hay variantes de la misma.

“Generalmente los hongos se manifiestan por comezón, ardor, y se presenta un flujo blanco con una consistencia similar al queso cottage; cuando es una infección bateriana, generalmente es un flujo verde, que huele como a echado a perder, puede oler a pescado y puede se espumoso”, indicó.