COLUMNA CORTEEn el ocaso de este año, una cosa fue flagrante: la sequía en materia fílmica de calidad. Pocas producciones estrenadas en nuestra ciudad a lo largo del año lograron trascender la mera pretensión de entretener masivamente y demostraran un poco de agallas discursivas y temáticas. Algunas colapsaron ante su ambiciosa propuesta narrativa (“Interestelar”) mientras otras le han tomado el pelo a sus anchas a la crítica con pedantes conglomerados plástico-dramático (“Birdman”) y hubo aquellas de notable hechura e inteligente soporte argumental que simplemente no se les ha dado un espacio en la cartelera hidrocálida a pesar de que en el resto de la República ya se han visto (“Mapa de las Estrellas”, “Solo Los Amantes Sobreviven”). Por ello, y de entre las cenizas que quedaron de un 2014 plagado de escándalos mediáticos protagonizados por primeras damas, las terriblemente acostumbradas impunidades y atropellos de brutalidad inaudita perpetradas contra normalistas cortesía de nuestros retrógradas gobernantes y sus ejecutores acostumbrados y churros a raudal en los cines, aquí están, lo que a juicio de su servidor, son las joyas del año que se consume en cuanto a cine se refiere. Esperemos que el siguiente sea más jugoso al respecto.

9- “NINFOMANÍA” Dir. Lars Von Trier -Una mirada desosegada, fría y lírica sobre una mujer cuyo apego paroxista al coito salvaje (Charlotte Gainsbourg) se traduce en una dolorosa experiencia donde su cuerpo colisiona sin piedad con otros cual flagelo de erótico furor. Implacable y, como todo lo que filma Von Trier, no apta para estómagos delicados o apapachados por Hollywood.

8- “FILOMENA” Dir: Stephen Frears – La conmovedora odisea de una mujer avejentada (Judi Dench) por encontrar a su hijo, el cual le fue arrebatado mientras habitaba en un hospicio dirigido por implacables monjas sedientas de justicia divina. La historia se permea de sutil humor e ironía gracias a la dirección del experimentado Frears y a la atinada coactuación de Steve Coogan, quien deja de lado las bufonerías para revelarse como un destacado actor dramático en su papel de reportero caído en gracia y transformado en todos sentidos conforme se relaciona con la apasionada Filomena y su gesta emocional.

7- “BALADA DE UN HOMBRE COMÚN” Dirs. Joel e Ethan Cohen – La música folk norteamericana en sus albores durante la naciente década de los 60’s es el marco con que los hermanos Cohen encapsulan el universo narrativo de esta curiosa meditación sobre el proceso creativo y los conflictos existenciales que produce el adentrarse en un arte tan específico y humanista como la juglaridad musical. El personaje titular, Llewyn Davis (Oscar Isaac), es un opaco espejo de la sociedad norteamericana mientras deambula entre bares, hogares y personas tratando de encontrar una voz y vida propias. Excelentes actuaciones y una historia que absorbe aún si la melomanía del espectador no está orientada a este tipo de expresiones melódicas.

6- “LA GRAN BELLEZA” Dir. Paolo Sorrentino – Federico Fellini canalizado como nunca en esta soberbia producción italiana, donde un escritor metido en el mundo de la cinematografía (Toni servillo) enfrenta bloqueo mental mediante un desenfadado mundo de fiestas y saraos nocturnos. Su realidad de cabeza sirve de pretexto al director Paolo Sorrentino para generar una reflexión sobre la industria, la condición cultural de su tierra mediterránea y cómo Felini sigue vigente en los procesos de expresión fílmica a más de 50 años de “81/2”.

5- “LA VIDA DE ADELE” Dir: Abdeliatif Kechiche – Basada en una novela gráfica, “La Vida de Adéle” es una de gran fascinación por su romance poco ortodoxo, acentuada cuando la fémina titular conoce a Emma, una enigmática chica de cabello azul que le provee de toda la gama de experiencias y colores ausentes en su existencia. Sus confrontaciones carnales son sublimes y el retrato del amor que presenta esta cinta es honesto y poético. De las cintas francesas más destacadas estrenadas este año.

4- “EL LOBO DE WALL STREET” Dir. Martin Scorsese – El veterano cineasta ítaloamericano se llena de bríos y reinventa sus leitmotivs para adentrarnos en la caótica vida de un pequeño Calígula de Wall Street llamado Jordan Belfort (un excelente Leonardo DiCaprio), quien encuentra la fórmula para el enriquecimiento desmedido mediante estafas y estrafalarios procesos de ventas accionarias. El y su séquito no sólo llegan a la cúspide de la fama y el dinero, también en lo sensorial y decadente, recurriendo a experiencias tan estimulantes como el lanzamiento de enanos a distancia o la fornicación a granel en múltiples formas y sentidos. Hilarante, provocativa y con inteligencia de sobra, Scorsese le pone la muestra en cuanto a quinesia, energía y vigor narrativo a muchos directores jóvenes.

3- “ELLA” Dir. Spike Jonze – Jonze se erige como el gran observador y juglar de esta era dominada por el Facebook mediante un guión incisivo y melancólicamente bello sobre un hombre que epitomiza la soledad y la despersonalización (Joaquín Phoenix) incapaz de relacionarse exitosamente con sus semejantes o una mujer. Esto cambia cuando adquiere un sistema operativo con facultades de inteligencia artificial y cognitivas llamada Samantha (la grávida y seductora voz de Scarlett Johansson), dejando claro que la única esperanza de la generación Internet es el volcar su corazón a una entidad que solo existe en el imaginario solitario. Profunda y hermosa aún si el resultado es pesimista y poco halagüeño para nuestra raza.

2.- “LA JAULA DE ORO” Dir: Diego-Quemada Diez – Una muestra honrada, pura y franca de que el cine mexicano no requiere de comedietas babosas para ser reconocido por el extranjero y el público nacional. “La Jaula de oro” es un relato de sencilla brutalidad sobre un grupo de jóvenes Guatemaltecos que deciden emigrar hasta los Estados Unidos, viviendo una epopeya emocional y física cruenta y conmovedora. Con recursos estilísticos mínimos y una soltura narrativa que se extrañaba en nuestro cine, la cinta es todo un logro de exploración de personajes y son éstos quienes llevan la batuta, por lo que el resultado se percibe orgánico y honesto. Una gran película que debiera ser la muestra para aquellos que buscan formas y modelos para narrar historias en nuestro contexto.

1.- “EL GRAN HOTEL BUDAPEST” Dir: Wes Anderson – La colorida y polihédrica gema en la filmografía de Anderson, una cinta que resuma entretenimiento genuino, risas inteligentes y un tratamiento de personajes único, tomando como punto propulsor el establecimiento del título mientras seguimos las insólitas andanzas de su gerente (un soberbio Ralph Fiennes) y su aprendiz (la revelación Tony Revolori). Un reparto impecable que incluye a consolidados histriones de varias generaciones (Tom Wilkinson, Willem DaFoe, Jeff Goldblum, Adrien Brody, Bill Murray, Edward Norton, Saoirse Ronan, Owen Wilson) son la cereza en un pastel de sabor indiscutiblemente agridulce. Hay que verla.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com

¡Participa con tu opinión!