El alza sistemática en los precios de materiales para la construcción en México, ha ocasionado un alza del ocho por ciento en promedio en el costo final de las obras al cierre del primer semestre del año.
Así lo señaló el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Francisco Romero David, al explicar que la imposición de nuevos aranceles ha generado un incremento en los costos de insumos fundamentales como es el caso del acero.
En entrevista, detalló que con el alza en el acero, la varilla acumula ya un incremento de hasta el veinte por ciento en el lapso y adicionalmente materiales como la cal y el cemento están en una espiral sin freno.
El único factor que ha compensado un poco es que el peso mexicano ha ganado terreno en la paridad del dólar y eso da la esperanza de que el precio del acero encuentre un punto de equilibrio y estabilidad que frene su costo.
Romero David indicó que este tipo de fluctuaciones afectan a los constructores cuando realizan obras asignadas porque ya no tienen parámetro para ajustar precios y repercutirlos en la construcción final, entonces suele haber pérdidas.
Solamente cuando se hacen ajustes antes de ganar un contrato, es posible prevenir los números rojos, mediante cálculos indirectos según los datos que esté arrojando el mercado, pero no siempre es posible ello, agregó.
En obra privada, los ajustes se hacen y se repercuten en el precio final de la construcción lo cual se dice fácil, si bien debe haber cautela para no sacar del mercado el producto final, ya que un incremento de más del diez por ciento corre ese riesgo.
Respecto de los proyectos de infraestructura vial que quedan pendientes, el presidente de CMIC indicó que a mas tardar los primeros días de agosto quedará concluido el paso a desnivel del Campestre y Colosio; en tanto que, para finales de agosto, podrá ser puesto en funcionamiento el proyecto de la avenida Guadalupe González y segundo anillo, así como la etapa complementaria del distribuidor vial de la carretera 45 norte.