Hasta veinticinco personas podrían estar vigilando de manera simultánea la dinámica operativa de cada casilla de votación el próximo 1 de julio; en total podría integrarse un ejercito de más de 38 mil ciudadanos tan sólo en Aguascalientes, informó Ignacio Ruelas Olvera.

El presidente del Consejo Local del Instituto Nacional Electoral recordó que las de este año serán las elecciones más vigiladas de la historia, ya que la suma de funcionarios de casillas y representantes de partidos para las elecciones concurrentes multiplicará la presencia en cada mesa de votación.

Explicó que al ser elecciones concurrentes, la mesa directiva se conformará por seis integrantes: un presidente, dos secretarios -uno para la elección federal y otro para la elección local-, y tres escrutadores -dos para la elección federal y uno para la elección local-.

Además, cada partido político podrá tener dos representantes en cada casilla, uno para la elección federal y el otro para la elección local, y considerando que son 9 partidos políticos los participantes, habría 18 representantes de partidos en las casillas.

En las secciones correspondientes a distritos en que contiendan candidatos independientes, como es el caso de las demarcaciones VI y VII locales, también podría haber representante del postulante para el área en la que compite.

En entrevista, Ruelas Olvera puntualizó que en este momento está abierto el periodo de registro de representantes de partidos políticos y de candidaturas independientes, por lo que la cifra estimada podría variar si no se registran todos los que pueden hacerlo.

Detalló que tan sólo como funcionarios de casilla estarán participando 14 mil 832 ciudadanos, contando los 3 suplentes por casilla que fueron ya capacitados, pero que solamente entrarán en funciones ante la posible ausencia de los titulares; mientras que de representantes partidistas se estima un total de 28 mil 764.

Aseguró además que los sitios en que funcionarán las casillas se eligieron considerando esa nutrida presencia permanente, a fin de que la afluencia de ciudadanos para sufragar no impida una adecuada funcionalidad en la jornada dominical.