No hay autogobierno en los centros de reintegración de la entidad, aseguró el secretario de Seguridad Pública del Estado, Sergio Alberto Martínez Castuera, y refirió que los internos de alta peligrosidad son menos de diez y su estancia en las instalaciones del Estado está perfectamente controlada.

El funcionario dijo que a diferencia de otras entidades en que en fechas recientes se han experimentado conflictos internos, en los ceresos de Aguascalientes no hay autogobierno, tampoco hacinamiento y las condiciones para los reclusos son aceptables y dignas.

Prueba de ello, indicó, es que el Centro de Reintegración Social del Municipio de El Llano será certificado el próximo mes, esto precisamente porque el tipo de instalaciones y las actividades que se tienen para los internos cumplen con el estado que se requiere para su desenvolvimiento, tanto en el ámbito de la alimentación e higiene, como en los programas que llevan a cabo, ya sean de estudio o trabajo.

En ese sentido, dijo que en las revisiones que se hacen cotidianamente para supervisar su funcionamiento, los centros de reintegración locales no ofrecen el ambiente tenso que suele advertirse en ceresos de otras latitudes del país.

Sobre la población interna que está clasificada como de alta peligrosidad, explicó que se trata del mínimo en el total de personas privadas de la libertad en el estado, ya que son menos de una decena y su estancia está debidamente controlada.

Comentó que entre todos los centros de reintegración hay una población de 1,400 personas y en ningún caso se puede observar hacinamiento en la población interna, ni mucho menos brotes de autogobierno o violencia manifiesta.

Al respecto, Martínez Castuera expuso que no hay ningún proyecto para la edificación de un nuevo centro de reintegración social en la entidad y por el momento no es necesario, de tal manera que se trata de infraestructura que no será impulsada en lo inmediato.

¡Participa con tu opinión!