José de Jesús López de Lara

A casi 60 años de prisión fueron sentenciados tres hombres que en el año 2015 participaron en el secuestro de un joven ocurrido en el fraccionamiento La Ribera, en el municipio de San Francisco de los Romo.
Cabe destacar que esta es la sentencia condenatoria más elevada, que se haya obtenido hasta el momento en Aguascalientes, dentro del Sistema Penal Acusatorio.
Los sentenciados son Juan Alberto M. E., alias “El Güero”, de 42 años; Luis Daniel G. C., alias “El Dany”, de 27 años y José Iván L. G., alias “El Bebé”, de 22 años.
Fue el jueves cuando en Audiencia de Individualización de Sanciones Penales, el Tribunal de Enjuiciamiento dictó sentencia condenatoria contra estos tres sujetos.
Juan Alberto M. E fue sentenciado a 58 años y 4 meses de prisión, por los delitos de secuestro, violación equiparada y contra la salud
Mientras que a Luis Daniel G. C y José Iván L. G., fueron sentenciados a 57 años y 6 meses de prisión cada uno, por los delitos de secuestro y violación equiparada.
De igual forma, cada uno de los sentenciados deberá pagar una multa por la cantidad global de $827,972.00 pesos; así como al pago de la reparación del daño que se cuantificará en ejecución de sentencia.
Los hechos que derivaron en esta sentencia se registraron el día 5 de octubre del 2015.
En esa fecha, policías estatales y policías preventivos de San Francisco de los Romo, llevaron a cabo un operativo en la calle La Barca, en el fraccionamiento La Ribera del municipio de San Francisco de los Romo, durante el cual se logró rescatar a un joven de 25 años, originario de Veracruz, el cual estaba secuestrado por los tres detenidos.
Durante el tiempo que permaneció secuestrado el joven, los sospechosos lo sometieron a todo tipo de vejaciones como golpes, cortaduras, heridas cortantes y lo atacaron sexualmente con un objeto contundente.
Además, le realizaron diversas grabaciones con un teléfono celular, a fin de enviar los videos a sus papás que viven en Veracruz, a efecto de obligarlos a pagar la cantidad de 30 mil pesos por la liberación de su hijo.
Fue gracias a una denuncia anónima que policías preventivos de San Francisco de los Romo ubicaron la vivienda donde tenían plagiada a la víctima.
Al filo de las 14:00 horas de esa fecha, se implementó un operativo y con apoyo de policías estatales se logró rescatar al joven, a quien mantenían amarrado de pies y manos.
Incluso, cuando irrumpieron los policías estatales y de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de San Francisco de los Romo a la vivienda, sorprendieron a dos de los secuestradores golpeando al joven.
Más tarde, agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PME realizaron las investigaciones correspondientes y posteriormente, el agente del Ministerio Público de la Unidad de Combate al Secuestro de la FGE presentó la imputación directa contra los detenidos, quienes recibieron la vinculación a proceso.
Durante el desarrollo de la investigación complementaria fue necesario desahogar la prueba anticipada consistente en la declaración de la víctima, con el fin de velar por su seguridad, toda vez que existía el riesgo fundado de que pudieran atentar contra su vida.
Sin embargo, en la etapa intermedia, dicha prueba fue excluida por el Juez de Control al establecer que la víctima debía presentarse a declarar a la Audiencia de Juicio, decisión que fue revocada mediante el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía Estatal, en donde los magistrados del Supremo Tribunal concluyeron que la prueba debía admitirse y ser tomada en cuenta en la audiencia de juicio.
Asimismo, durante el procedimiento hubo la necesidad de realizar las gestiones para el traslado de un agente investigador que en ese tiempo formaba parte del Grupo Anti-Secuestros de la FGE y que participó directamente en la investigación de este caso.
Actualmente, esa persona se encuentra trabajando como investigador en la Fiscalía General de Veracruz. Su declaración era importante, toda vez que coadyuvó en el acopio de importantes datos de prueba materiales que fueron fundamentales para el esclarecimiento de la verdad histórica de los hechos.
Por lo anterior resultó de vital importancia la oportuna intervención del Fiscal General del Estado, quien estableció comunicación con su homólogo de aquel sureño Estado, a efecto de brindar todas las facilidades para el traslado a esta ciudad de dicho agente ministerial y así poder desahogar su testimonio ante el Tribunal de Enjuiciamiento.

¡Participa con tu opinión!