Fidel Orantes
Agencia Reforma

CDMX.- Su motivación para buscar un cargo como servidor público no es el dinero ni el poder, asegura Ernesto Laguardia, porque, de hecho, al incursionar en la política… sale perdiendo.
“Te voy a ser sincero. Si es por dinero, gano seis veces menos que de actor, y si es por poder, he tenido la posibilidad de tener una pantalla, de salir en televisión ante millones de personas durante 40 años.
“El poder tampoco es lo que me motiva, sino decir ‘tengo hijos e hice algo por ellos, lo intenté, lo logré y trabajé duro’. Y esta es la trinchera para hacerlo”, compartió Laguardia, en entrevista.
El viernes, el actor arrancó campaña como aspirante a diputado por el Distrito 8 del Estado de México por el Partido Nueva Alianza.
No obstante, sostiene que no es un político, sino que su candidatura corresponde a un ciudadano que busca mejorar las condiciones de vida de su familia y de sus representados.
“Todo el mundo está harto, enojado y mentándole la madre a los políticos. Dicen ‘son unos rateros, corruptos y asquerosos’, pero, ¿quién hace algo?, ¿por qué no lo voy a hacer yo?, ¿por qué no voy a mejorar las cosas para mis hijos y los de los demás?
“Aunque suene vacío, porque mucha gente que ha estado en la política lo ha dicho una y otra vez y se ha desgastado su credibilidad, pero, ¿por qué me metería si no es por eso?”, agregó.
Y si no buscó ser candidato independiente fue porque considera que es un trabajo aún más complicado y porque en el fondo cree en los ideales del partido.
Reconoció que su trayectoria profesional, de 42 años, puede perder credibilidad y que también mucha gente lo va a cuestionar y criticar, pero a esas personas las invita a que propongan en lugar de atacar.
“Es un precio altísimo el que estoy dispuesto a pagar. De entrada van a decir: ¡qué le pasa a este cabrón, está loco, ya no creo en él y ya ni me cae bien!”.
Es consciente del dicho ‘el poder corrompe’, pero se siente listo para el juego de la política mexicana.
“¿Como por qué voy a hacer una idiotez por dos centavos? Estoy aquí nada más para poder decir: Hice algo por mi familia, por mi sociedad y por el país en que creo”, expresó el también conductor.
“Si me llego a corromper, me lo puedes reclamar, pero camina conmigo. Por qué te atreves a tomar una decisión porque todos los demás son iguales”, dijo Laguardia.