La delegación estatal del IMSS, promueve la lactancia materna desde hace varias décadas y tiene evidencia clínica de sus beneficios, tales como proteger a los bebés contra la muerte súbita, otitis, alergias, asma, infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, hipertensión, diabetes y cardiopatías, entre muchas otras enfermedades de la infancia, adolescencia y edad adulta.
La jefa de Pediatría del Hospital General de Zona (HGZ) No.1, Sara Sosa Cardiel invitó a las madres a adoptar la lactancia desde el primer momento que les entregan a su bebé al nacer y durante por lo menos los primeros seis meses de vida.
Dijo que en el IMSS se entrega al recién nacido a su madre de inmediato, para que pueda amamantarlo desde el primer momento. Esto permite proteger contra enfermedades a los más de siete mil niños que nacen cada año en la institución.
El pediatra Carlos Enrique Ríos González coincidió al señalar que los niños que no fueron amamantados, presentan un desarrollo menor, más enfermedades y un estado general de salud que no es el óptimo, comparado con los niños que sí recibieron leche materna por seis meses, exclusivamente.
Ambos aseguraron que la leche materna contiene todos los elementos nutricios e inmunológicos necesarios para que los pequeños continúen su desarrollo fuera del vientre y su crecimiento sea saludable.
El cerebro del bebé tiene un crecimiento acelerado durante el primer año de vida y se nutre de la leche materna y “no existe ningún otro alimento o fórmula que contenga los nutrimentos que favorezcan el crecimiento y desarrollo del bebé”; subrayaron los expertos.
El programa de lactancia materna en el IMSS a lo largo de varias décadas, ha logrado una disminución en los indicadores de mortalidad y morbilidad de los niños, por la protección que les brinda esta leche.
Por lo anterior, la jefa de Pediatría exhortó a las madres trabajadoras a no abandonar la lactancia; extraerse la leche que no puede dar directamente y refrigerarla para que los cuidadores se la den al bebé.
“La única forma de producir leche, es amamantando al pequeño, y cuanto más lo hagan, más leche producirán, además, no es sólo la leche lo que nutre al bebé; el contacto físico y visual con la madre es fundamental para que tenga un crecimiento físico, psicológico, social y emocional óptimo”.
Para proteger efectivamente al lactante contra enfermedades y garantizar un desarrollo saludable, es indispensable que tome leche materna por lo menos durante los primeros seis meses de vida -de manera exclusiva-, además, es posible continuar hasta los dos años de edad.

¡Participa con tu opinión!