Poco se conoce en México a Stéphane Hessel, sobreviviente de los campos de concentración nazi y uno de los doce redactores de la declaración Universal de los Derechos Humanos, un hombre que murió con una mente joven a sus 95 años, que ha conmocionado a toda una generación europea, principalmente, un primer momento en Francia y después se consolidó en el movimiento de los ¡Indignaos! de España.

La Voz de la Indignación un libro de tan solo 23 cuartillas escrito por Hessel que logró poner palabras y frases al enojo que permeaba en el ambiente del pueblo europeo. El pueblo tiene mucho tiempo indignado y enojado, pero no sabía ordenar las ideas y sentimientos de ese enojo, ese fue el gran mérito, lograr traducir el lenguaje de los sentimientos a palabras. El nonagenario no da consejos suaves o frases alentadoras y compasivas a los jóvenes, crudamente hace pensar al que lo lee ¿¡Esto es lo que quieres!? ¿¡Este gobierno es el que crees merecer!? Con ideas claras y demostrativas:

“El motivo principal de la Resistencia era la indignación. Nosotros, veteranos de los movimientos de resistencia y de las fuerzas combatientes de la Francia libre, llamamos a las jóvenes generaciones a vivir y transmitir la herencia de la Resistencia y de sus ideales. Nosotros les decimos: tomar el relevo, ¡indígnense! Los responsables políticos, económicos e intelectuales, y el conjunto de la sociedad no deben dimitir ni dejarse impresionar por la actual dictadura de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia.

 

Les deseo a todos, a cada uno de ustedes, que tengan un motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos.

La peor de las actitudes es la indiferencia, decir ‘yo no puedo hacer nada, qué estoy haciendo. Al comportarse así, pierden uno de los componentes esenciales que hace al ser humano. Uno de los componentes indispensables: la facultad de indignación y el compromiso que esto conlleva”.

Nos recuerda que la indiferencia es la peor de las actitudes, rememorando que en la Alemania nazi al principio veían algunos judíos ricos cómo capturaban al judío pobre y volteaban para otro lado, cuando se dieron cuenta era demasiado tarde, ya venían por ellos.

Nos dice que la actual realidad no se puede ocultar: “La última década del siglo XX fue prometedora, cayó el muro de Berlín, creció la sensibilidad humanitaria y ecológica. Pero los diez primeros años del siglo XXI son de signo contrario; insolidaridad, crisis, abismo entre ricos y pobres… un gobierno (habla del francés, pero puede aplicar a los últimos de México) que exalta el dinero y las diferencias.”

La indignación no puede esperar, si no será demasiado tarde; más temprano que tarde vendrán por nosotros, hace años les pasó a unos jóvenes y humildes trabajadores en Aguascalientes “el levantamiento en el Maverik”, también pasó con Aguas Blancas, con Acteal, con los jóvenes asesinados en Villas de Salvárcar, los bebés muertos en el incendio de la Guardería ABC, los 72 migrantes asesinados en San Fernando, Tamaulipas, los 22 ajusticiados en Tlatlaya y los 3 muertos y 43 estudiantes desaparecidos en Iguala. Vemos cómo adultos y jóvenes se quedan sin empleo, las generaciones llegan a la vejez sin una seguridad social, etc.

Pero también hace énfasis en la no violencia como camino a seguir. “Hay que entender que la violencia vuelve la espalda a la esperanza. Hay que preferir la esperanza, la esperanza de la no-violencia. Es el camino que debemos aprender a seguir.”

Termina convocando a una insurrección pacífica “una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud más que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos”.

Cuánta falta hace que nuestros jóvenes conozcan este pequeño libro, tanto los que por desconocimiento siguen sin indignarse, como los ya indignados pero sin una dirección que pueden correr el riesgo de ser presa de la manipulación.

Para todos les dejo el link de descarga de la traducción ( http://agora.xtec.cat/ceip-folchitorres/intranet/file.php?file=public/Indignaos.pdf ) leerlo no lleva más de 10 minutos y desatará deliciosas y enriquecedoras horas de reflexión.

Termino con su poderosa última frase “CREAR ES RESISTIR, RESISTIR ES CREAR”.

 

¡Participa con tu opinión!