Cualquiera vende casas; en México más del 95% de los agentes inmobiliarios actúan en el mercado informal, en Aguascalientes, la proporción es dos a uno, acusó el presidente nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, Pablo Israel Vázquez Rodríguez.
Al encabezar la ceremonia de toma de posesión del nuevo Consejo Directivo de AMPI Aguascalientes, presidido por René Trujillo, sostuvo que entre improvisados de buena intención y defraudadores que van por negocio, en el mercado reina la falta de certeza jurídica.
En ese sentido, a nombre del sector en Aguascalientes, demandó la puesta en marcha de la Ley Inmobiliaria que tiene como requisito obligatorio el registro y certificación de los agentes inmobiliarios.
Recordó que dicha norma fue aprobada en enero del 2017 pero aún no opera por lo que persiste el riesgo de que personas sin capacitación ofrezcan servicios con las consecuencias negativas en la seguridad del patrimonio de las familias y negocios.
Subrayó que cuando no hay ley vigente y clara, la improvisación y la corrupción suelen ir de la mano y el daño que causan en este mercado es alto pues se trata de pérdida de tiempo, de dinero y, en el peor de los casos, del patrimonio personal, familiar o incluso empresarial.
Tras rendir protesta como nuevo presidente, René Trujillo expuso como principales líneas de acción de su gestión bianual, promover la aplicación de dicha ley para identificar a los profesionales calificados que dan seguridad a los usuarios en la entidad.
También impartir un plan de estudios para la certificación oficial, realizar dos foros inmobiliarios por año, promover la utilización de tecnología de vanguardia, incrementar la membresía y difundir la AMPI como la mejor opción, por la calidad de sus asesores, servicio y economía.
Recordó que el mercado inmobiliario representa más del 14% del PIB Nacional, lo cual es una aportación nada despreciable que exige una regulación clara y certera para que no cualquiera venda bienes inmuebles los fines de semana o en sus tiempos libres, con los errores legales y fiscales que ello implica.