La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que obstruye la circulación del aire y dificulta la respiración, se constituyó como la sexta causa de muerte entre los derechohabientes del IMSS.

En las unidades médicas se otorgan consultas para la detección y tratamiento de este padecimiento, cuyas afecciones más comunes son la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, causadas principalmente por la exposición al humo del tabaco que provoca la destrucción irreversible del pulmón.

Gabriel Severino Escobedo Arenas, médico neumólogo, destacó que uno de los síntomas principales de quienes padecen EPOC es la llamada “tos del fumador”, que consiste en tos y la expulsión de flemas al despertar.

Aunque la consideran como normal, se agrava hasta provocar falta de aire, alteraciones para respirar e incluso para caminar.

El Seguro Social cuenta con estudios de espirometría, un método efectivo para la detección de la enfermedad, que indica a los especialistas la cantidad de aire que la persona retiene en los pulmones, lo que permite establecer un tratamiento con medicamentos que disminuyen la inflamación de los bronquios.

Es recomendable evitar o eliminar el hábito de fumar, ya que la mayoría de los casos de quienes desarrollan EPOC tiene como origen la exposición al humo del cigarro, pues contiene diversas sustancias tóxicas y cancerígenas.

Estudios en la materia han señalado que entre 7 y 10% de la población mayor de 40 años padece esta enfermedad y la mitad lo desconoce, por lo que no acude a recibir atención médica.

“La pirámide poblacional en nuestro país se está invirtiendo, ya que cada día hay más adultos mayores que jóvenes, por lo que la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica será una de las principales dentro de 20 o 30 años, de ahí la importancia de la prevención”, finalizó.