CDMX.- Para el fotógrafo Rodrigo Prieto, la tercera puede ser la vencida.
Estuvo nominado al Oscar en 2006 por Secreto en la Montaña, un amor homosexual en los paisajes de Wyoming; y en 2017 repitió con Silencio, un drama religioso y de persecución del cristianismo en el Japón del siglo 17.
Ahora, el mexicano volverá a pelear en la categoría de Mejor Fotografía por su trabajo en El Irlandés, un filme gangsteril, de tono crepuscular, dirigido por Martin Scorsese.
Su nominación se suma a las otras 10 de la superproducción con Robert de Niro, Al Pacino y Joe Pesci.
«Esto no envejece, sigue siendo emocionante, lo viví con igual de nervios, esos de no saber si vas a salir nominado o no», admitió Prieto en llamada telefónica desde su casa.
Algo que se promete para la ceremonia del 9 de febrero en el Teatro Dolby, aseguró, es llevar un discurso preparado.
En la ceremonia de 2006, no llevaba uno y le entraron los nervios de: «¿y si gano?»
El capitalino nacido en 1965 se verá las caras con sus colegas de Guasón (Lawrence Sher), Había una Vez… En Hollywood (Robert Richardson), El Faro (Jarin Blaschke) y 1917 (Roger Deakins).
Prieto, quien ha hecho grandes mancuernas creativas con Alejandro G. Iñárritu, Ang Lee y Oliver Stone, ha hecho una peculiar simbiosis con Scorsese, con quien ya estuvo a cargo de la cámara en El Lobo de Wall Street y Silencio. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)