José Luis Gómez Serrano

www.jlgs.com.mx

El último emperador de la dinastía Song tenía una concubina sumamente hermosa de la que estaba prendado; era regalo de un general victorioso que la había hecho prisionera, su nombre era Yu. El monarca la agasajaba con ropa, con joyas, con perfumes y música, ella era obediente con él y lo complacía, pero nunca la regaló una sonrisa. El emperador pensó que extrañaba su tierra, la llevó de paseo y al regreso envió a sus ministros para saber si aceptaría ser su esposa; regresaron con una respuesta de sumisión pero ninguna sonrisa. Un cortesano adulador ofreció hacer sonreír, había imaginado una broma; el emperador accedió y prometió un premio.

El Imperio estaba guardado al norte por la gran muralla, los vigías en las torres encendían una hoguera para avisar cuando venía un enemigo; así viajaba rápida cualquier noticia alarmante y el reino estaba protegido.

Se encendió una hoguera en los confines del reino, en el confín de una tarde; recién caída la noche llegó la noticia. Todos los generales, alarmados, se presentaron ante el Emperador para celebrar Consejo; el ministro bromista aclaró que era falsa la alarma, los generales se sorprendieron, gritaron y discutieron, demandando por la jugarreta. Pero Yu celebró la escena, sonrió y terminó riendo a carcajadas; el Emperador, satisfecho, despachó a los generales y premió al ministro.

En los días siguientes, recordando las caras de los generales, Yu reía y sonreía, el Emperador era feliz; pero al cabo de unas semanas ella volvió a ser la de siempre. Conociendo el remedio, volvían a organizar la broma y Yu volvía a sonreír.

Abusaron del recurso; a la vuelta de un tiempo, ya todos sabían de qué se trataba y los generales malhumorados se sometían a actuar de bufones, sin alertar a las tropas. Los ejércitos mongoles llegaron a la muralla por esos días, y aunque los vigías encendieron fogatas, éstas habían perdido su significado. China fue invadida y el emperador pereció en batalla; Yu fue tomada prisionera y entregada al Khan.

Fuente: leí la mitad de esta historia en 101 cuentos clásicos de la China, recopilados por Chang Shiru y Ramiro Calle.