José Luis Cortés Delgado, presidente de la Federación de Colegios de Arquitectos, sostuvo que de nada sirve que desde el diseño y la construcción se realicen proyectos sustentables, si la población no cambia sus hábitos y adquiere conciencia de la importancia de la sustentabilidad.

Comentó que el mayor ejemplo de ello se encuentra en el cuidado del agua, pues aunque ha habido avances en sistemas que racionalizan el uso del agua en el hogar, según los estudios que se han hecho, en México, los desperdicios que hay de agua y basura son muy altos comparados con los de otros países del mundo.

Al respecto, Cortés Delgado detalló que en otros países hay mayores avances en este sentido, pues la gente acostumbra a hacer sus labores de aseo personal, como bañarse, cepillarse los dientes y rasurarse, usando poca agua, mientras que en México todavía hay un enorme desperdicio de agua cuando se llevan a cabo este tipo de actividades, pequeños detalles que si se suma el número de habitantes, implica un número importante de recursos hídricos.

Apuntó que en el agua se debe hacer especial hincapié porque de su consumo y racionalización depende mucho la calidad del vital líquido, por eso mientras en otros países se mantiene de beber agua de la llave con un filtro, en México la mayoría de la gente ya no se atreve a tomar el agua que sale del grifo, por eso se ha dado un fenómeno en el cual se tiende a tomar agua embotellada.

Finalmente, el presidente de la Federación de Colegios de Arquitectos indicó que en el país, el costo de la compra de las botellas de agua es más elevado que el costo del servicio de agua potable, además, “la cantidad de empresas que se dedican a la venta de estas bebidas es impresionante, lo que genera mucha basura por las botellas de plástico”.