La rivalidad entre Boston y New York tuvo otra buena batalla que se definió ayer por la noche en el cuarto duelo de la serie que llegaba con ventaja Yankee que se había quedado con dos de los tres juegos del fin de semana. Los neoyorquinos querían una victoria más que los alejara del resto de la división y al mismo tiempo seguir en la cima de la liga americana que pelean junto con los Astros de Houston.
Durante casi dos tercios del encuentro, tanto James Paxton como Eduardo Rodríguez controlaron a los bateadores rivales hasta que en la parte alta de la quinta entrada Austin Romine inauguró el marcador con un cuadrangular solitario elevado por el jardín derecho, sumando la primera rayita en la registradora. Se esperaba una reacción de los Red Sox, pero fueron los Yankees los que atacaron nuevamente en la séptima entrada, Gio Urshela impactó su jonron 19 de la temporada sumando una rayita más, mientras que DJ LeMahieu y Glebyer Torres produjeron una carrera cada uno, cerrando la séptima entrada con marcador de 4-0. Luke Voit aumentaría la ventaja en el noveno episodio para firmar el marcador final de 5-0 que le da la serie a los Yankees 3-1 blanqueando al odiado rival. La victoria fue para James Paxton que lanzó 6.2 entradas realizando una gran labor permitiendo sólo 4 imparables y 3 pasaportes, además de conseguir siete ponches. El inicio del partido tuvo un momento emotivo ya que después de ser herido hace algunas semanas David Ortiz “Big Papi” se presentó para lanzar la primera bola totalmente recuperado y sonriente.
Por otro lado, los Astros siguen impresionantes en la ofensiva, ya que blanquearon 15-0 a los Athletics en su primer duelo de la serie, Robinson Chirinos pegó dos cuadrangulares y produjo seis carreras, siendo el mejor del partido. Lo que es increíble es que Houston suma 36 anotaciones en los últimos dos encuentros, demostrando la enorme capacidad de sus bateadores que no se cansan de producir carreras. Tanto Astros como Yankees suman 95 victorias en lo que va de la temporada.