La atención a la salud es un derecho humano, pero también responsabilidad del individuo, ya que frente a adversarios como el tabaco, alcohol, dieta no saludable y falta de ejercicio, la voluntad de la persona es fundamental.

El titular del ISSEA, Sergio Velázquez García, coincidió con las afirmaciones del secretario de Salud, José Narro Robles, en el sentido de que algunos enemigos de la salud dependen de nosotros y son modificables, mientras que otros como la pobreza, desigualdad, ignorancia y falta de servicios se atienden con políticas públicas certeras.

“La atención a la salud es fundamental para el desarrollo, es una obligación ética de los gobiernos y no hay forma de evadir esa responsabilidad”, añadió.

Por ello no se deben escatimar recursos en la salud y es importante encontrar espacios para pensar en los demás, ejercer la solidaridad y ayudar a los que menos tienen.

“Hay que hacer lo necesario para que la salud llegue a todos, e impedir que nuevas enfermedades contagiosas se instalen en la sociedad: la exclusión, el odio, la codicia y el fanatismo, entre otras. Debemos ser proactivos en asegurar la salud para todos, porque con salud se puede lograr cualquier meta”.

Comentó que hay acciones fundamentales y sencillas como la higiene, que es una barrera para diversas enfermedades; asimismo, ejemplificó el lavado de manos periódicamente, de manera esencial antes de comer y después de ir al baño; preparar los alimentos con higiene y adoptar hábitos de limpieza para diversas actividades.

Finalmente, insistió en la importancia de contrarrestar los enemigos de la salud, con hábitos de higiene generalizada, que deben promoverse en la niñez.

¡Participa con tu opinión!